Despliega el menú
Nacional

Tres muertos y seis heridos, uno muy grave, en un incendio en los bajos de un edificio en Barcelona

El suceso ha tenido lugar probablemente al recalentarse el sistema eléctrico, que estaba pinchado y al que estaban conectadas varias baterías de motocicletas y triciclomotores turísticos.

Bomberos y mossos d'Esquadra, en la zona del suceso.
Bomberos y mossos d'Esquadra, en la zona del suceso.
Enric Fontcuberta/EFE

Tres personas han muerto este viernes por la mañana y seis han resultado heridas, una de ellas crítica, en un incendio en los bajos de un edificio en el barrio barcelonés de la Barceloneta, probablemente al recalentarse el sistema eléctrico, que estaba pinchado y al que estaban conectadas varias baterías de motocicletas y triciclomotores turísticos.

El incendio se ha desatado poco antes de las 6.00 de la mañana, y además de las víctimas mortales, el siniestro ha dejado varios heridos, todos ellos vecinos del primer piso del inmueble, han informado los Bomberos de Barcelona.

Una persona, en estado crítico, ha sido reanimada in situ y trasladada a la Unidad de Quemados del hospital Vall d'Hebron, mientras que otras cuatro han resultado heridas leves por inhalación de humo y están siendo atendidas en el Hospital del Mar.

Asimismo, otra persona ha sufrido un ataque de ansiedad y ha sido atendida en el lugar de los hechos.

Los Mossos d'Esquadra se han hecho cargo de la investigación para esclarecer el origen del fuego, aunque Bomberos de Barcelona baraja como posible causa el calentamiento del sistema eléctrico de los bajos, que estaba pinchado y no contaba con medidas de seguridad.

Además, en el momento en el que se ha declarado el fuego se estaban cargando varias baterías de motocicletas y de triciclomotores turísticos, que estaban colocadas debajo de una cama debido a las reducidas dimensiones del habitáculo, según ha explicado en declaraciones a los medios Rafael Álvarez, jefe de día de Bomberos de Barcelona.

"Este calentamiento de la instalación eléctrica puede ser compatible" con el origen del fuego, ha señalado.

Bomberos de Barcelona ha recibido el aviso a las 5.58 y al llegar al lugar del siniestro, a las 6.05, se han encontrado con un "fuego muy desarrollado y violento, con las llamas saliendo a través de las ventanas y de las rejas", ha detallado Álvarez, de manera que efectivos del cuerpo han podido entrar en los bajos tras derribar la puerta.

La virulencia del fuego ha obligado a desalojar temporalmente a los vecinos, que ya han podido regresar a sus viviendas, y a cortar el suministro de gas, que ya ha sido restablecido, pero no así el de la luz, que permanece cortado.

Hasta el lugar del incendio se han desplazado tres vehículos tanque de los bomberos, y sobre las 7.00 el incendio ha quedado extinguido, aunque en el lugar permanece un retén por si queman algunas brasas en los bajos del inmueble, cuya estructura no ha quedado dañada por las llamas.

Los tres muertos eran hombres jóvenes paquistaníes que compartían con otros tres compatriotas un bajo de unos 30 metros cuadrados en el que solo había una litera, de forma que el resto dormían en colchones en el suelo.

Mientras los bomberos y las fuerzas de seguridad acababan esta mañana sus labores en el apartamento incendiado, decenas de hombres paquistaníes observaban compungidos la escena.

De las tres personas muertas solo una tenía la documentación en regla, mientras otro tenía esposa, hijo e hija en Pakistán, según han explicado a Efe algunos compañeros.

Dos de estos fallecidos vendían cervezas o mojitos en la playa y la tercera víctima -igual que el hombre en estado crítico- se dedicaba a llevar a turistas de una parte a otra con las características bicicletas eléctricas que se usan para este fin en el litoral barcelonés.

Los compatriotas de los fallecidos, que han intentado ayudar en la extinción del fuego, han explicado que los tres muertos no han logrado salir del piso porque la puerta no conseguía abrirse.

El herido en estado crítico se habría quemado intentando abrir la puerta desde fuera.

Por este piso situado en una planta baja, en el que residían desde hace cuatro o cinco años, los seis inquilinos pagaban unos 700 euros de alquiler. 

Etiquetas
Comentarios