Despliega el menú
Nacional

Un anuncio con final inesperado para concienciar a los jóvenes del uso de la mascarilla

La Comunidad de Madrid lanza una dura campaña de sensibilización con el mensaje "Protégete, protégenos".

Un fotograma del anuncio de la Comunidad de Madrid.
Un fotograma del anuncio de la Comunidad de Madrid.
YouTube

La OMS lanzó hace pocos días un mensaje de advertencia a los jóvenes: “No sois invencibles, el virus puede llevaros al hospital, o incluso mataros”, avisó el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ante la impresión de que muchos piensan que el coronavirus solo afecta a personas mayores. Por el contrario, los principales rebrotes y focos de infección se están produciendo en entornos de ocio, como discotecas o bares nocturnos, y reuniones sociales. Los protagonistas: los jóvenes, un sector de la población complicado de concienciar acerca de los peligros de no cumplir el protocolo sanitario y las medidas de seguridad y no usar la mascarilla.

La Comunidad de Madrid se ha propuesto atajar esta fuente de contagios y ha lanzado un vídeo con final inesperado para intentar llegar lo más lejos posible en su batalla contra la covid-19. “Hay cosas que dan más calor que la mascarilla”, es el mensaje principal del vídeo, en el que se suceden diferentes escenarios con las temperaturas que suele haber en esos lugares: piso sin aire acondicionado en verano, 32 grados; cañas con amigos, 30 grados; discoteca, 28 grados… hospital, 25 grados; unidad de cuidados intensivos, 22 grados… horno crematorio, 980 grados. Un broche final impactante que pretende avisar de la última consecuencia, propia o ajena, de no cumplir las normas sanitarias.

¿Es necesario llegar a estos extremos para concienciar a la población de que el virus todavía está entre nosotros y es necesario protegerse y proteger a los demás? Los expertos en publicidad afirman que las imágenes duras e impactantes hacen más mella en el ánimo del espectador y que esos anuncios se recuerdan durante más tiempo. En la memoria de muchos españoles quedan las campañas de Tráfico de los años noventa del pasado siglo, con imágenes de accidentes a los que no se resta ni un ápice de dramatismo. Campañas más positivas o no tan explícitas han quedado, según los publicistas, más relegadas en el imaginario colectivo. Pere Navarro, el responsable de la DGT, asegura por su parte que la realidad "es más dura aún" que estos anuncios.

En este sentido, el Gobierno que preside Isabel Díaz Ayuso se ha subido a la ola del dramatismo para tratar de concienciar a un sector de la población reticente a adoptar medidas de seguridad frente al coronavirus, y lo hace poco más de una semana después de anunciar el uso obligatorio de la mascarilla en todos los espacios, tanto abiertos como cerrados, así como la prohibición de grupos de más de diez personas en terrazas o en reuniones al aire libre o en el interior y la limitación horaria de los locales de ocio para evitar rebrotes.

Etiquetas
Comentarios