Despliega el menú
Nacional

El Gobierno abronca a Torra y Urkullu por no asistir a la Conferencia de Presidentes

Afirma que su ausencia es "injustificable" además de "una falta de respeto" al jefe del Ejecutivo y a los demás gobernantes autonómicos.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, este lunes
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, este lunes
ALBERT GEA

En el Gobierno ha caído como un jarro de agua fría las ausencias de Iñigo Urkullu y Quim Torra de la Conferencia de Presidentes convocada en el monasterio riojano de San Millán de la Cogolla. La presencia de todos los gobernantes autonómicos es «obligatoria, exigible y necesaria», afirmó la portavoz del Ejecutivo María Jesús Montero.

Pedro Sánchez quiere mantener la imagen de unidad en la lucha contra la pandemia que, a su entender, se logró con las catorce conferencias telemáticas con los presidentes autonómicos durante el estado de alarma. Un retrato que se vio reforzado con la presencia de todos los gobernantes en el acto de homenaje del Estado a las víctimas de la covid-19 de la semana pasada en el Palacio Real.

La cita monacal de este viernes debería ser el colofón de esos encuentros y el punto de partida para mantener reuniones mensuales de la Conferencia de Presidentes. Una puesta en escena que se verá deslucida por las inasistencias del lehendakari y del presidente de la Generalitat de Cataluña.

La portavoz señaló tras el Consejo de Ministros que la reunión de San Millán es la más importantes de este foro autonómico creado en 2004. Montero explicó que el orden del día «justifica» la presencia de todos, dado que se va a analizar la evolución de la pandemia con su explosión de rebrotes y el reparto de los 140.000 millones de euros que corresponden a España tras el acuerdo del Consejo Europeo para dotar de 750.000 millones al fondo de recuperación.

Sin motivos

«No hay ningún motivo -según la ministra- que justifique la ausencia», que, además, será «una falta de respeto» al presidente del Gobierno y a los otros 15 gobernantes. Urkullu ha alegado como razón de su inasistencia que el Gobierno de Sánchez no haya convocado la Comisión Mixta de Concierto Económico para fijar el nivel de endeudamiento del Gobierno vasco ante la caída de la recaudación fiscal por la crisis. «Hay que diferenciar los dos niveles», apuntó Montero porque un asunto es la relación bilateral entre ambas administraciones y otro es lo que se va a abordar en la Conferencia de Presidentes, que afecta a todos. «No se entendería que (el País Vasco) se autoexcluya».

Tampoco tiene explicación, respondió la portavoz, que Torra argumente que su participación debe ser telemática por la restricción de movimientos que su propio Gobierno ha recomendado en Cataluña. Si la reunión se ha organizado de forma presencial, «lo obligado» es participar en persona, insistió la ministra. En anteriores ocasiones, las ausencias de los presidentes vasco y catalán han sido asumidas con malestar pero con resignación por el Gobierno de turno. Pero en esta ocasión, Sánchez busca la imagen simbólica con los 17 presidentes.

El Gobierno, además, ha preparado con mimo la cita para evitar una repetición del coro de quejas por el reparto del primer tramo de 6.000 millones del fondo covid. Pero sobre todo porque quiere consensuar con las comunidades los planes de reformas que debe presentar en Bruselas para conseguir el desembolso de los fondos europeos.

Etiquetas
Comentarios