Despliega el menú
Nacional

La 'cartilla covid' y otras polémicas medidas contra los rebrotes

Los brotes activos alcanzan los 370 y ya solo Salamanca, Ourense y las dos ciudades autónomas se libran de los focos en la 'nueva normalidad'.

El último fin de semana el Ayuntamiento reforzó las medidas de control del botellón.
El último fin de semana el Ayuntamiento reforzó las medidas de control del botellón.
Oliver Duch

Las comunidades sacan toda su artillería normativa para intentar frenar los rebrotes que sacuden la ‘nueva normalidad’ y que ya superaron este martes en España los 370, según los cálculos de las autonomías y del Ministerio de Sanidad. En la semana en la que buena parte del país se juega sus últimos cartuchos para esquivar una segunda ola y los temidos confinamientos, los informes oficiales hablan de una decena de posibles nuevos focos en las últimas horas en lugares de Cataluña, Mallorca o Galicia, entre ellos un racimo infectivo en un nuevo campamento de verano. Solo dos de las 52 provincias, Salamanca y Ourense, además de Ceuta y Melilla, se libran ya de los nuevos clusters.

La Comunidad de Madrid, que hasta ahora junto a Canarias se había resistido a imponer las mascarillas, hará obligatoria esta prenda en cualquier espacio público interior o exterior, incluidas las terrazas, a partir de mañana. Esta fue la medida estrella anunciada por la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, quien además ayer adelantó que el Ejecutivo autonómico va a poner en breve en marcha una polémica ‘cartilla covid-19’, que podrán obtener las personas que ya han pasado la enfermedad y que han generado anticuerpos o las que se han realizado test serológicos. "Queremos que las personas que no contagien sigan con una vida normal y, además, queremos proteger a los vulnerables", apuntó Díaz Ayuso.

Los locales de ocio nocturno deberán tener registro de sus clientes y cerrar a la 1:30

La propuesta de esa cartilla, que desató todo tipo de críticas por su posible carácter discriminatorio, también fue rechazada por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien recordó que la OMS no avala este tipo de documentos y que el Ejecutivo no los recoge en ninguno de sus planes.

Al margen de la cartilla, el Ejecutivo de Díaz Ayuso, hasta ahora reticente a imponer limitaciones que pudieran perjudicar a la economía, se rindió a la evidencia de que ya hay una decena de focos castigando a la región y que solo las restricciones pueden frenarlos. Así, ayer anunció también que las reuniones se limitarán a diez personas en cualquier espacio público, incluidas las terrazas.

La cartilla covid-free de Díaz Ayuso de inmediato provocó críticas, como también levantó una polvareda el anuncio del Gobierno de Galicia de que a partir de este miércoles todos los viajeros que lleguen a la autonomía y que hayan estado en los últimos 14 días en cinco de las comunidades más azotadas por los rebrotes (Aragón, Cataluña, Navarra, País Vasco y La Rioja) deberán facilitar en 24 horas sus datos de contacto para estar localizables en caso de que estén infectados.

Deberán facilitar en 24 horas sus datos de contacto, al igual que deberán hacerlo los ciudadanos de Cataluña, Navarra, País Vasco y La Rioja.

También Cataluña, que ya ha quemado casi todas sus bazas limitando al máximo el ocio nocturno y que el lunes hizo un llamamiento desesperado a la juventud para acabar con las reuniones informarles, sacó nueva artillería. Quim Torra dio un paso más allá y directamente prohibió los botellones con multas de entre 3.000 y 15.000 euros por el consumo compartido de alcohol en la vía pública.

En Andalucía se estableció la obligación de que las discotecas tengan un registro de asistentes, para que puedan ser localizados en caso de algún positivo, mientras que se redujo del 75 al 60% el aforo en el interior de los pubs, así como el número de comensales en mesas de restaurantes, que bajan de 25 a 12 como máximo. El Gobierno de La Rioja, por su parte, decidió retrasar el inicio del curso educativo al 15 de septiembre, en todos los niveles, con el objetivo de dar tiempo a los claustros para organizar los planes de salud contra el coronavirus.

Colonia de verano

Las comunidades se volcaron en nuevas medidas pero los brotes siguieron creciendo. El más preocupante de los posibles clusters estuvo en Gerona, donde diez menores y dos monitores de unas colonias de Olot fueron aislados tras haber dado positivo uno de los adultos.

En S’Arenal de Llucmajor, en Mallorca, diez personas, todas convivientes, están contagiadas y aisladas y cuatro de ellas ingresadas. Un nuevo brote fue registrado en Boiro (A Coruña) al dar positivo cuatro personas de la misma familia, procedente de Madrid. Asimismo, otro posible brote obligó a confinarse a 20 familias en la localidad guipúzcoana de Hernani hasta tener los resultados de las pruebas PCR.

Mientras la situación en Barcelona y Zaragoza, según Sanidad, sigue siendo preocupante por la imposibilidad de acotar las decenas de focos que azotan a ambos núcleos, el panorama mejoró en Navarra. Allí, las autoridades comienzan a considerar acotado el brote del barrio de Medillorri de Pamplona (ligado al ocio nocturno), después de que solo el 1,2% (14 casos) de las 1.145 pruebas PCR realizadas a los jóvenes de esa zona hayan dado positivo.

Etiquetas
Comentarios