Despliega el menú
Nacional

Detenidas e investigadas 59 personas, tres de ellas en Aragón, e incautadas más de 119 toneladas y 38.300 litros de alimentos falsificados

En esta operación contra el fraude alimentaria dos vecinos de Azuara fueron arrestados por fabricar pizzas clandestinas y un tercero en Huesca por falsificar etiquetas de vino. 

Detienen a una pareja por fabricar pizzas clandestinas en Azuara
Instalaciones donde se fabricaban las pizzas clandestinas en Azuara
Guardia Civil

La Guardia Civil, en una intervención coordinada por Europol, ha desarrollado la operación Opson IX contra el fraude alimentario, que se ha saldado con 19 personas detenidas tres de ellas en Aragón, y 40 investigadas, y se han incautado más de 119 toneladas y 38.300 litros de alimentos y bebidas falsificadas.

Según ha informado la Benemérita en una nota de prensa, en la operación además han sido realizados cerca de 3.000 controles e inspecciones en centros de distribución, almacenes, superficies comerciales, medios de transporte, contenedores y depósitos fiscales, puertos y aeropuertos. Asimismo, se han detectado más de 900 infracciones administrativas y 23 infracciones penales, y a las personas detenidas se les imputan delitos contra la salud pública, falsedad documental, contra los consumidores y estafa.

Durante el primer semestre del 2020, pese al estado de alarma y la pandemia, se ha intensificado la vigilancia de la Guardia Civil sobre el fraude agroalimentario. Han sido detectados formas de fraude muy diversas como la falsificación de documentos sobre lechazo de origen francés que se vendía con indicación geográfica protegida de Castilla y León, la elaboración de vinos y mostos adulterados con azúcares o la distribución de pizzas desde un local que no contaba con las condiciones higiénicas sanitarias.

Dos de las principales actuaciones que se han acometido fueron en Zaragoza y Huesca. El Seprona de Zaragoza, como ya se informó en su día, detuvo a dos vecinos de Azuara por fabricar pizzas clandestinas y venderlas en 22 provincias. Se incautaron más de 12.000 pizzas en diferentes establecimientos. Se les acusa de delitos contra la salud pública, en la elaboración, distribución y venta en todo el territorio español de pizzas congeladas, careciendo del registro sanitario e incumpliendo las medidas higiénico-sanitarias en su elaboración y transporte.

En Huesca, se procedió a la investigación de una persona por un supuesto delito relativo al mercado y a los consumidores por fraude en el etiquetado de botellas de vino, las cuales presentarían irregularidades en el etiquetado en relación a las normas sobre las denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas.

Actuaciones en otras provincias

Otras actuaciones se han llevado a cabo en Ciudad Real, Barcelona, Madrid y Burgos. En el caso de la Comandancia de Ciudad Real se detuvieron o investigaron a 17 personas que se habrían dedicado a introducir con engaño en el mercado vitivinícola español de primeras materias o productos semielaborados un total de 40.476.855 kg de isoglucosa haciéndola pasar por mosto concentrado o rectificado de uva y 39.755.335 litros absolutos de alcohol haciéndolos pasar por aguardiente de vino.

Por su parte, el Seprona de Barcelona ha detenido a 15 personas e investiga a otras 13 por los supuestos delitos contra la salud pública y por falsificación documental.

A lo largo de esta operación se ha procedido a la investigación de más de 10.000 caballos en explotaciones ganaderas y mataderos de la provincia de Barcelona, los cuales tenían pasaportes supuestamente falsificados que los clasificaban como carne apta para el consumo humano. La operación todavía sigue abierta.

En Madrid se ha realizado una operación relacionada con la transformación de producto ibérico de cebo, del que se han observado irregularidades en cuanto a la trazabilidad del producto de norma de ibérico, así como un uso ilícto del registro sanitario, siendo constitutivos de delito contra la propiedad industrial, estafa, falsificación, relativo al mercado y a los consumidores y otro posible delito contra la salud pública.

Aquí, han sido incautados casi 6.000 envases con productos ibéricos loncheados con documentación y trazabilidad falsa.

Por su parte, en Burgos, se procedió a la investigación de 3 imputados por un fraude en la comercialización y venta de lechazo francés como si fuera IGP Castilla y León. Habiendo podido demostrar la venta de 57 lechazos de origen francés y de 940 lechazos de dudas procedencia que eran comercializados por una empresa de la Comunidad de Madrid.

Etiquetas
Comentarios