Despliega el menú
Nacional

La Generalitat pide sanitarios voluntarios para Lérida y pide a los ciudadanos "restringir al máximo" la actividad

Hay 57 personas hospitalizadas en Lérida, 18 de ellas en clínicas privadas.

Ambiente de una calle en Lérida, este sábado, cuando se ha decretado el confinamiento
Ambiente de una calle en Lérida, este sábado, cuando se ha decretado el confinamiento
Oscar Cabrerizo/Efe

La Generalitat ha pedido sanitarios y trabajadores sociales voluntarios de toda Cataluña para acudan a Lérida con la previsión de un aumento de casos en las próximas semanas en la comarca del Segrià (Lérida), confinada desde este sábado.

Así lo ha explicado la gerente de la región sanitaria del Alt Pirineu i Aran (Lérida), Irina Farreny, en una rueda de prensa, en la que el jefe de Vigilancia Epidemiológica, Pere Godoy, ha indicado que si después de dos semanas "no hay un cambio de disminución claro, se valorará el confinamiento en casa".

Por su parte, la Conselleria de Salud ha informado este lunes, con datos referidos al domingo, que en la provincia hay 114 nuevos casos, 112 en la región sanitaria de Lérida, a la que pertenece el Segrià y 2 en la del Alt Pirineu y Aran.

En la región sanitaria del Alt Pirineu, hay un brote en Vielha, ya controlado y en la de Lérida hay 14 brotes, diez en empresas hortofrutíolas, uno en un geríatrico, otro en una residencia de personas sin hogar, uno en un bloque de viviendas y otro en un Agrupament Escolta de Tàrrega, donde se ha detectado un caso.

Según la gerente hay 57 personas hospitalizadas, 18 de ellas en clínicas privadas y del total de enfermos ingresados hay ocho en la UCI.

Farreny ha explicado que este domingo empezó a funcionar el área sanitaria móvil instalada junto al Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lériday que este martes se incorporan a la región sanitaria de Lleida profesionales voluntarios de la del Alt Pirineu y Aran.

La gerente de las dos regiones sanitarias ha dicho que hay que intentar evitar el encierro en los domicilios, ha apelado a la responsabilidad individual con el objetivo de reducir contactos y aglomeraciones y ha defendido la colaboración de personas influyentes en la recomendación de las medidas preventivas como la distancia, la mascarilla y el lavado frecuente de manos.

"Hay que salir lo mínimo posible y reducir interacciones entre personas y movilidad", ha señalado Farreny, que ha avanzado que este lunes comienzan los cribajes en residencia que se han encontrado algunos casos.

Por su parte, Godoy ha señalado que la incidencia de casos en el Segrià es 20 veces más alta que en toda Cataluña y ha insistido en la necesidad de bajar los contactos sociales.

"Los casos irán en aumento, tendremos que ser persistentes y pacientes", ha afirmado Godoy, que también ha reclamado mantener las distancias en las empresas.

Por su parte, la directora territorial del Departamento de Interior en Lérida, Montserrat Messeguer, ha explicado que un centenar de agentes de los Mossos d'Esquadra están repartido en 25 puntos del Segrià, 65 de comisarías de otras zonas, que hay algunas vías están cerradas con conos, que en algún caso algún conductor ha movido para pasar y que en Almacelles, y otros puntos está la Guardia Civil.

La consellera catalana de Salud, Alba Vergés, ha pedido este lunes a los leridanos "reducir la actividad social al máximo" y ha interpelado en el mismo sentido al resto de población de Cataluña, pues ha dicho: "Lo que pasa en Lérida nos debe alertar a todos".

La comarca leridana del Segrià cumple este lunes su tercer día de confinamiento tras acumular la región sanitaria de Lleida en las últimas horas 140 nuevos casos de coronavirus, casi la mitad de los 294 registrados en Cataluña.

Establecer un perímetro del que no se puede salir tiene sentido para "acotar el brote", si bien esta medida debe acompañarse de lo repetido innumerables veces: "Distancia física, medidas higiénicas y mascarilla".

Prohibidos los vis a vis

El Departamento de Justicia de la Generalitat ha suspendido las visitas en el locutorio y las comunicaciones vis a vis en el Centro Penitenciario de Ponent. Los familiares tampoco podrán llevar paquetes ni hacer transferencias de manera presencial en las cuentas del dinero de mano del que los internos pueden disponer en el interior de la prisión para comprar en los economatos.

No obstante, Justicia compensará estas medidas con un sistema de videollamadas y con la posibilidad de doblar el número de llamadas telefónicas hasta 20 semanales, igual que ya se hizo durante el estado de alarma. 

Etiquetas
Comentarios