Despliega el menú
Nacional

El PP, Cs y Vox aumentan la presión judicial y política contra Iglesias

"Van a hacer lo no escrito para sacarnos del Gobierno", ha advertido Iglesias.

Pablo Iglesias durante la sesión de control al Gobierno este miércoles en el Congreso.
Pablo Iglesias durante la sesión de control al Gobierno este miércoles en el Congreso.
EP

La polémica por la responsabilidad del líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el llamado caso Dina se intensifica con un aumento de la presión de PP, Cs y Vox en los ámbitos político y judicial, ante la cual el vicepresidente segundo contraataca mientras el resto del Gobierno guarda silencio.

"Van a hacer lo no escrito para sacarnos del Gobierno", ha advertido Iglesias en un mitin en Bilbao, donde ha señalado que "de la manera más vil la derecha y la ultraderecha vieron la oportunidad para hacer caer al Gobierno porque no pensaban que la coalición iba a aguantar, pero está más fuerte que nunca".

Palabras pronunciadas el mismo día que Vox ha anunciado que se personará como acusación en el caso instruido en la Audiencia Nacional por el robo del móvil a la exasesora de Podemos Dina Bousselham, y en respuesta a la comisión parlamentaria planteada por el propio Iglesias para investigar sobre las "cloacas del Estado".

Para el portavoz de Vox, Santiago Buxadé, Iglesias debe responder ante un juez por los "graves delitos" que se están conociendo a través de los medios de comunicación y también "de otras cuestiones de orden ideológico como sobre cuál es su opinión sobre la mujer".

Desde el PP, su líder, Pablo Casado, ha advertido al vicepresidente en una entrevista televisiva de que "no está para dar lecciones" porque tiene un caso de corrupción "muy grave a sus espaldas", y le ha criticado por señalar a periodistas como partícipes de una trama que busca expulsar a Podemos del Gobierno.

Entre tanto, el grupo popular ha registrado una batería de 46 preguntas parlamentarias en el Congreso sobre este mismo asunto, haciendo hincapié en los "ataques" de Iglesias a profesionales del periodismo, y también para averiguar si el Ejecutivo de coalición los ve propios "de un cargo institucional" y si suponen una amenaza a la libertad de prensa.

Preguntan también los diputados del PP al Gobierno si comparte la opinión de Iglesias de que existen "cloacas" con una "dimensión mediática" y plantean sobre detalles concretos del caso Dina si Iglesias podría haber incurrido en un caso de violencia de género al reconocer que controló la tarjeta del móvil de Bousselham.

De paso, emplazan a la ministra de Igualdad, Irene Montero, a explicar si cree importante luchar contra el "ciberacoso".

Por su parte, el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, ha instado este lunes a jueces y periodistas que "no se dejen arredar" por las acusaciones de Iglesias, cuyo comportamiento ha tachado de "absolutamente intolerable".

Su grupo insiste en que el vicepresidente debe acudir a la Cámara Baja a dar explicaciones de un caso en el cual "parece todo muy turbio", ha apuntado.

A su juicio, Pablo Iglesias debe dar cuenta en el Congeso de esos hechos "raros e inexplicables" y aclarar si retuvo la tarjeta del móvil de su excolaboradora, si la devolvió destruida o si recibió trato de favor por parte de la Fiscalía.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no ha querido pronunciarse sobre el caso, y ha evitado entrar en la polémica generada por las críticas de los dirigentes de Podemos a varios periodistas.

"No voy a hacer valoraciones sobre un colega de Gobierno, el vicepresidente Iglesias", ha señalado en rueda de prensa en Lisboa, donde se ha reunido con el primer ministro portugués, António Costa.

Sánchez ha recordado que "nunca" ha comentado procesos judiciales abiertos ni ha evaluado las críticas que haya podido recibir desde la prensa. 

Etiquetas
Comentarios