Despliega el menú
Nacional

CORONAVIRUS

El alcalde de Lérida lamenta la prisa con la que se ordenó el confinamiento

El primer edil, Miquel Pueyo (ERC), afirma que el presidente Quim Torra no le ha llamado aún.

Controles en la comoarca del Segriá
Controles en la comoarca del Segriá
Ramón Gabriel

El alcalde de Lérida, Miquel Pueyo, se ha lamentado este domingo de que no se le comunicara previamente la decisión de la Generalitat de confinar a la ciudad y su comarca por un rebrote de la covid-19, de que el presidente Quim Torra no le haya llamado aún y de la premura con que se acordó el cierre perimetral de ese territorio.

El Govern acordó en la mañana del sábado confinar desde las 12.00 a Lérida y su comarca, que suman unas 210.000 personas en 38 municipios, ante un aumento del número de contagios coincidiendo con la campaña de recogida de fruta en la zona, la primera de España en el sector durante el verano.

Pueyo (ERC) ha explicado que conoció el confinamiento de Lérida y su comarca media hora antes de que lo comunicará públicamente ayer sábado el presidente Quim Torra, por una llamada que le hizo el vicepresidente del Govern y dirigente de su partido, Pere Aragonés.

El alcalde ha lamentado que, el día antes, la consejera de Salud, Alba Vergès, también de su partido, se reuniera con él para tratar sobre el rebrote del virus y no le comentase nada del confinamiento del día siguiente, y, además, de que entre las llamadas que ha recibido, no figure la del presidente de la Generalitat, Quim Torra.

"Ante el anuncio del confinamiento -ha indicado- es obvio que como alcalde pongo por delante la salud y la vida de los ciudadanos. Pero creo que interpreto el sentido de la ciudadanía y de todos los sectores si digo que disponer sólo de dos horas para preparar el confinamiento generó mucha tensión".

Pueyo ha detallado que hubo personas "que volvieron y salieron precipitadamente" de Lérida al conocer el confinamiento y que muchos niños "regresaron corriendo de las colonias". "Con más tiempo se podría haber hecho un confinamiento más ordenado", ha argumentado.

Ha añadido que, desde que se supo el nuevo confinamiento de la ciudad y su comarca, le llamaron, entre otros, los alcaldes de Barcelona, Tarragona, Gerona, Figueres (Girona), Sant Cugat del Vallés (Barcelona), así como de localidades de la comarca y de municipios aragoneses de 'la Franja'. "En estos momentos difíciles, se agradecen muestras de solidaridad", ha agregado Pueyo, quien se ha lamentado de que, "sin hacer motivo de polémica", entre esas llamadas no figure la del presidente de la Generalitat.

Pueyo ha señalado que las circunstancias en que se ha decidido el confinamiento han generado en la ciudad "resignación", "desesperanza, pero sin desánimo", ya que se viene de meses de confinamiento, y ha reiterado que, "sin responsabilidad y sentido común, será difícil controlar" el rebrote.

Lleida, ha explicado el alcalde, no juega un papel turístico en verano como otras ciudades, pero sí una importante función de capitalidad, no sólo para la provincia sino también para la zona que se encuentra en Aragón y para algunas comarcas de Tarragona. "Eso significa -ha agregado- que en Lérida ahora los comercios están abiertos, con rebajas en marcha, con los restaurantes y los servicios funcionando, pero con el acceso solo permitido a la gente de la comarca tras tres meses de actividad limitada".

Pueyo ha destacado que la comarca y su ciudad disponen de buenos equipamientos sanitarios para hacer frente a este rebrote, pero que el personal sanitario está "fatigado" después del "estrés de estos meses", por lo que ha pedido que se refuercen las plantillas de los hospitales. 

Etiquetas
Comentarios