Despliega el menú
Nacional

Marlaska niega que en las fuerzas de seguridad sean racistas

El ministro ha pedido que se eviten las generalizaciones en relación a las fuerzas de seguridad y ha señalado que si algo las define es "su profesionalidad" para garantizar el libre ejercicio de los derechos y libertades.

Sesión de control al Ejecutivo
Sesión de control al Ejecutivo
Ballesteros

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha negado este miércoles que las fuerzas de seguridad sean racistas y ha recordado que tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil cuentan con normativas y códigos éticos que prohíben esas actitudes.

Marlaska ha respondido así en el pleno del Congreso a la diputada de ERC Marta Rosique, que le ha preguntado si consideraba que se debían adoptar medidas para evitar el racismo en el ámbito de la seguridad.

Según la diputada, que ha citado casos como el de Lucrecia Pérez, asesinada en 1992 en Madrid en un crimen racista, o la tragedia de Tarajal de 2014, cuando murieron 15 inmigrantes, en España existe "racismo institucional".

Y ha ido más lejos al asegurar que un policía que sea racista, con la porra y la "ley mordaza" que "le ampara", puede ser "más peligroso" que otros.

Marlaska ha pedido que se eviten las generalizaciones en relación a las fuerzas de seguridad y ha señalado que si algo las define es "su profesionalidad" para garantizar el libre ejercicio de los derechos y libertades.

Ha recordado que ya en 1981 hubo una orden ministerial dirigida a los cuerpos de seguridad donde se prohibía la discriminación, lo que recoge también la ley de 1986 que los regula.

Además, la prohibición de conductas racistas para los agentes está recogida en el Código Ético de la Policía Nacional y en la Ley de Derechos y Deberes de la Guardia Civil, ha explicado el titular de Interior, quien ha mencionado la oficina contra los delitos de odios donde los agentes "desarrollan un trabajo ejemplar" luchando contra esas actitudes.

"Se puede hacer algo más mientras haya actos de discriminación en la calle, y también institucional, pero es anecdótico", ha concluido el ministro. 

Etiquetas
Comentarios