Despliega el menú
Nacional

Celaá insiste en la distancia de 1,5 m en colegios pese a críticas de comunidades

La Organización Mundial de la Salud plantee un metro cuando no se excedan los 20 alumnos por clase.

Aula de infantil del colegio concertado Sagrada Familia de Zaragoza con las mesas separadas para cumplir con las distancia física.
Aula de infantil del colegio concertado Sagrada Familia de Zaragoza con las mesas separadas para cumplir con las distancia física.
Colegio Sagrada Familia

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha insistido este lunes en que los colegios deben mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros en los colegios, pese a las críticas de algunas comunidades y de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) plantee un metro cuando no se excedan los 20 alumnos por clase.

Celaá ha reiterado que, de momento, no se va a reducir la distancia de seguridad entre alumnos de 1,5 metros a un metro porque es lo que recomiendan los epidemiólogos, a la vez que ayer domingo decía: "Lo único que está aprobado es la distancia de 1,5 metros".

Andalucía, Aragón, Madrid y Castilla y León han puesto en duda que en los centros educativos se pueda guardar realmente esa distancia, al igual que el País Vasco y Cataluña han manifestado que son ellas las que tienen las competencias sobre educación y, por tanto, fijar cómo será la vuelta al cole.

La distancia de 1,5 metros en los colegios está establecida por el Gobierno en la desescalada del estado de alarma.

Sin embargo, no está determinada con exactitud en el borrador de 14 puntos de medidas para el curso 2020-21 firmado por Celaá y todas las autonomías, excepto por Madrid y el País Vasco, la semana pasada en la Conferencia Sectorial.

En los puntos 6 y 9 de dicho acuerdo solo se señala que las administraciones educativas y los centros elaborarán los protocolos de actuación y los planes para garantizar el cumplimiento de las instrucciones que establezcan las autoridades sanitarias, en relación con las medidas de higiene, limpieza y distancias de seguridad.

La distancia interpersonal iba a ser primeramente de 2 metros en los colegios, pero luego se rebajó a 1,5 metros.

El consejero de Educación madrileño, Enrique Ossorio, que criticó los cambios de parecer, explicó la semana pasada que votaba en contra del documento de 14 puntos porque el curso debe ser "lo más normal posible" y la distancia de seguridad debía de ser menor a 1,5 metros.

Celaá contestó que eso sería incumplir la ley, y Ossorio terminó afirmando que en su comunidad siempre se hacía así.

Por su lado, el presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, pidió ayer al jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, que se reduzca a un metro la distancia entre alumnos y que se descarte el uso de mascarillas, dado que la OMS considera que esa distancia es suficiente para garantizar la salud.

Castilla y León ha expresado también sus dudas sobre la distancia marcada por el Ejecutivo. La consejera de Educación, Rocío Lucas, ha declarado este lunes que, al margen otras contradicciones, "la confusión aumenta con la disparidad de orientaciones según la instancia de la que proceda", pues "la OMS propone un metro de distancia entre los alumnos y sin mascarilla siempre que no exceda el ratio de veinte, mientras que el Gobierno plantea 1,5 con este medio de protección".

Por su parte, fuentes educativas de la Consejería de Educación de Andalucía han señalado a Efe que la recomendación de la OMS de un metro es "más viable a la hora de organizar los espacios en las aulas, porque ya se puede establecer en la mayoría de los centros andaluces".

Cataluña se sumó al documento de 14 puntos de Educación, aunque se mostró crítica con el protocolo entre dicho Ministerio y el de Sanidad para el próximo curso, especialmente por considerar que invadía competencias. 

Etiquetas
Comentarios