Despliega el menú
Nacional

desescalada

Preguntas y respuestas sobre el uso obligatorio de las mascarillas y sus multas

La obligatoriedad de llevarlas en lugares públicos es inminente desde el 21 de mayo, en toda España.

Gente con mascarilla haciendo fila para entrar en la basílica del Pilar de Zaragoza
Gente con mascarilla haciendo fila para entrar en la basílica del Pilar de Zaragoza
Guillermo Mestre

La conveniencia del uso de mascarillas protectoras frente al contagio de la covid-19 ha tenido una trayectoria cambiante en los dos meses vividos bajo estado de alama. Al principio de la generalización de la pandemia en Europa y los países de Occidente, la mismísima Organización Mundial de la Salud (OMS) llegó a desaconsejar su uso a la población general, debido a la escasez en hospitales y centros de salud, y el 7 de abril se llegó a desaconsejar oficialmente su uso en personas sanas “por crear una falsa sensación de seguridad” y llevar al olvido de otras medidas preventivas, como el lavado de manos.

Conforme empezaron a estar disponibles, y ante la evidencia del número de contagios, se varió el discurso y se fijó el costo de las mascarillas quirúrgicas en 0,96 (vendidas principalmente en farmacias desde el 23 de abril) euros la unidad; primero se habló de la conveniencia de su uso para no contagiar a los demás en caso de tener síntomas del virus (o de estar asintomático pero estar en contacto con personas contagiadas) y, por último, para reforzar las posibilidades de evitar contagios propios y ajenos. Ahora, tras el anuncio del Gobierno de este domingo 17 de mayo, España parece encaminada a instaurar ya la obligatoriedad de su uso en lugares públicos, como ha ocurrido en muchos otros países.

La medida, obviamente, no cuenta con el aplauso general. La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el ministro de Sanidad Salvador Illa explicaron el 17 de mayo que la decisión se había tomado por la petición unánime de las comunidades autónomas.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el 20 de mayo, la orden del Ministerio de Sanidad que regula el uso generalizado de las mascarillas en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier lugar cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad.

¿Es obligatorio el uso de mascarillas en el transporte público o en los comercios?

Hasta el momento, y desde el 4 de mayo, las mascarillas son obligatorias en el transporte público (incluye taxi y VTC además de autobuses y tranvía) y algunos comercios, como la gran mayoría de las peluquerías; son ‘altamente recomendables’ allí donde no pueda garantizarse la distancia de seguridad, especialmente en establecimientos comerciales de todo tipo.

¿Es obligatorio llevar mascarillas en la calle?

El Gobierno y las Comunidades Autónomas han acordado durante la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SMS) de este lunes 18 de mayo el uso obligatorio de mascarillas también en la vía pública cuando no se pueda garantizar el cumplimiento de la distancia mínima de seguridad entre personas, fijada en dos metros.

Por lo tanto, desde el 21 de mayo, el uso de mascarillas será obligatorio en espacios cerrados y en la calle cuando no se pueda garantizar una distancia mínima de dos metros para los mayores de seis años y recomendable para los niños de entre 3 y 5 años.

¿Y en espacios cerrados?

Por el mismo motivo que se ha obligado a llevar mascarilla en la vía pública, también se ha acordado su uso en espacios cerrados si no se cumplen las recomendaciones de seguridad. La Orden Ministerial se publicará en el BOE en los próximos días.

¿Es obligatorio llevar mascarilla en el coche?

En el interior del coche no hay obligatoriedad si los que van en él son convivientes; si hay alguien que no lo sea, todos los pasajeros y quien conduce deben llevarlas, sean adultos o niños. 

¿Durante cuánto tiempo habrá que llevar mascarilla?

Es obligatorio durante la permanencia del estado de alarma, pero también en la llamada 'nueva normalidad'. De esta forma, durante el verano habrá que llevar esa protección facial en la vía pública, al aire libre y en cualquier espacio cerrado, siempre y cuando no se pueda guardar un mínimo de metro y medio de distancia.

¿Y si estás comiendo o bebiendo?

Según la instrucción, quedan exentas de esa obligación "actividades incompatibles" con su uso, como la ingesta de alimentos y bebidas, y en circunstancias en las que exista una causa de fuerza mayor o situación de necesidad. No obstante, se deberá mantener la distancia de seguridad mientras se come o bebe, salvo que se haga con quien se conviva.

¿Habría excepciones a la obligatoriedad?

En un principio, se ha terminado el problema del abastecimiento. El Gobierno ha repartido material a la Federación Española de Municipios y Provincias y a organizaciones como Cáritas y Cruz Roja, y hay que tener en cuenta que no toda la población puede usarlas: los que tengan problemas respiratorios severos, los que sufran crisis de ansiedad o los profesionales cuyo cometido exige una elevada carga de actividad física.

¿Es obligatorio el uso de mascarilla para hacer deporte?

Las personas que salen a la calle para hacer ejercicio en bici y las que van a corren están exentas del uso de mascarilla. Estas personas no deberán usar la mascarilla si no quieren. También están exentas todas aquellas actividades deportivas al aire libre que requieran tal esfuerzo que dificulten la respiración.

¿Se puede sustituir la mascarilla por bufandas o pañuelos?

La orden de Sanidad deja claro que las autoridades no van a admitir el uso de pañuelos, bufandas, fulares o bragas de cuello como sustitutos de mascarillas. "Se entenderá cumplida la obligación a que se refiere el apartado anterior mediante el uso de cualquier tipo de mascarilla, preferentemente higiénicas y quirúrgicas, que cubra nariz y boca", señala la resolución.

¿Qué pasa si se incumple la norma?

En el BOE publicado el 20 de mayo no se establece régimen sancionador alguno para las personas que incumplan lo establecido en esta orden. No obstante, en el real decreto del estado de alarma se especificaba que las sanciones se impondrían en virtud de lo fijado en la Ley de Seguridad Ciudadana (ley mordaza). Es decir, se podían poner multas de 600 a 3.000 euros. Una vez terminado el estado de alarma la persona que lo infrinja será multada con 100 euros.

¿Cómo ponerse, quitarse y desechar una mascarilla?

Lo primero que debe hacer antes de ponerse una mascarilla, es lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

- Cubrir la boca y la nariz con la mascarilla y asegurarse de que no haya espacios entre la cara y la máscara.

- Hay que evitar tocar la mascarilla mientras se usa; si lo hace, hay que lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

- En cuanto la mascarilla esté húmeda hay que cambiarla y no reutilizar las que sean de un solo uso.

- Hay que quitarse la mascarilla por detrás (sin tocar la parte delantera).

- Desecharla inmediatamente en un recipiente cerrado.

- Volver a lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

¿Cuáles son los tipos de mascarillas para protegerse del coronavirus?

1. Mascarillas higiénicas: reguladas por la Especificación UNE 0064. Se pueden limpiar y desinfectar, ya sea en lavadora a alta temperatura o en lejía diluida en agua al 1/50. Estas son las recomendadas para niños.

2. Mascarillas quirúrgicas: perfectas para retener las gotas de saliva de una persona infectada, que portan el virus. Son de un solo uso, con un máximo recomendado de cuatro horas. 

3. Mascarillas con autofiltrantes de alta eficacia: las FFP1 (78%), FFP2 (92%) y FFP3 (98%). Aparecen también las N95 (nomenclatura estadounidense, con una capacidad de filtrado del 95%). La válvula reduce la humedad en el interior de la mascarilla. También son de un solo uso, con un máximo recomendado de ocho horas.

¿Y en Europa?

En Alemania y Portugal se obliga al uso de mascarilla en los espacios públicos cerrados y el transporte. Grecia obliga a llevarlas en establecimientos de servicios diversos, empresas y transporte público, taxis incluidos. Lo mismo ocurre en República Checa o Austria, y en Italia (el precio máximo por mascarilla es de medio euro) hay que llevarla en espacios públicos cerrados.En Francia y Holanda deben llevarse en el transporte público; por contra, en Irlanda, Reino Unido (uno de los países más afectados del mundo por la pandemia) Suiza o Bélgica solamente hay recomendación de llevarla. Los países escandinavos, con la excepción de Finlandia (que sí las recomienda) no creen en la conveniencia de llevar mascarillas. 

Loading...
Etiquetas
Comentarios