Despliega el menú
Nacional

Se repiten las protestas contra Pedro Sánchez, y Calvo las reprueba por "ser egoístas" y "un peligro" para la salud

Ciudadanos con banderas de España y carteles pidiendo la dimisión del presidente por la gestión de la crisis sanitaria salieron a las calles de varias ciudades.

Protesta contra el Gobierno en Murcia
Protesta contra el Gobierno en Murcia
Efe

Las protestas contra la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez en la crisis del coronavirus volvieron a las calles de varias ciudades este lunes. 

En Madrid, por tercer día, los manifestantes se congregaron sobre las 20.50 ante la sede del PSOE en la calle Ferraz  y la Policía Municipal tuco que cortar el tráfico. 

Los congregados llegaron con cacerolas, carteles en los que se podían leer lemas como 'Sánchez vete ya' y envueltos con banderas de España, algunas de ellas con un crespón negro en señal de luto por las víctimas del virus.

Al mismo tiempo, exclamaban gritos de 'Sánchez dimisión', 'Gobierno dimisión' y 'Libertad', mientras andaban por la calzada e intentaban salvaguardar la distancia de seguridad.

Las protestas y 'caceroladas' convocadas para pedir la dimisión de Pedro Sánchez se han ido extendiendo por diferentes territorios del país con el paso de los días a pesar de seguir siendo un movimiento minoritario.

El germen que surgió en la calle Núñez de Balboa, en el madrileño barrio de Salamanca, se ha ido extendiendo con el paso de los días por distintas zonas de Madrid como los barrios de Mirasierra, Aravaca, Chamartín, Montecarlo o Aravaca, pueblos madrileños como Pozuelo de Alarcón o Getafe, y otras ciudades españolas como Murcia, Orense, Salamanca, Zaragoza, Logroño o Guadalajara.

Críticas de Calvo

La vicepresidenta Carmen Calvo censuró este lunes estas manifestaciones contra el Gobierno y con banderas de España, ya que a su juicio son "egoístas, insolidarias", y, además, "ponen en riesgo" la salud de los ciudadanos. "Son un peligro".

En su última intervención en la Comisión Constitucional en el Congreso, la vicepresidenta criticó estas concentraciones alegando que en ellas se "patrimonializa la bandera común" y que sus participantes, pese a las restricciones sanitarias decretadas por el Covid 19, no guardan las distancias de seguridad correspondientes y no llevan mascarillas, "poniendo en riesgo" lo que "tanto ha costado" cumplir a todos.

"Esas manifestaciones son un peligro, además de insolidarias y egoístas", dijo.

Etiquetas
Comentarios