Despliega el menú
Nacional

Sánchez anuncia que a partir del 2 de mayo se podrá salir a hacer deporte y pasear si caen los contagios

El Consejo de Ministros aprobará este martes el plan de desescalada que se pondrá en marcha a mediados de mayo.

Comparecencia Pedro Sánchez en la Moncloa
Comparecencia Pedro Sánchez en la Moncloa

Pedro Sánchez anunció a última hora de la tarde de este sábado que, si se mantiene la evolución favorable de la pandemia, a partir del 2 de mayo se podrá hacer deporte al aire libre de forma individual y pasear con la familia. El Consejo de Ministros, además, aprobará este martes el plan de desescalada del confinamiento domiciliario y de las restricciones a las actividades económicas que se pondrá en marcha a mediados de mayo, a partir del final de la tercera prórroga del estado de alarma que vence el día 10.

La evolución de la Covid-19 invita a "un razonable optimismo", afirmó el presidente del Gobierno y, por tanto, se pueden dar pasos hacia "la nueva normalidad". No dio detalles sobre cómo será la práctica del deporte, si se limitará a correr o andar en bici o se permitirán otras actividades, porque el Ministerio de Sanidad emitirá en los próximos días una orden con todos las precisiones. Solo dijo que se trata de un "segundo alivio", el primero es la salida a la calle de los niños a partir de este domingo, y que el deporte se practicará en solitario y el paseo callejero será "con el conviviente".

El presidente condiciona las medidas a que se mantenga la evolución positiva de la pandemia

Unas medidas que forman parte del "plan de desescalada" que aprobará el martes el Consejo de Ministros a partir de un informe elaborado por el comité de expertos que asesora al Gobierno y en el que se trabaja desde hace tres semanas. La relajación de las restricciones, subrayó varias veces, será "asimétrica" porque la pandemia no ha afectado por igual a todos los territorios, "gradual" porque será por etapas en todos los sectores económicos, y "coordinada" con las mismas reglas para todos.

El presidente del Gobierno explicó que se fijarán unos "marcadores" que darán la pauta para la disminución de las prohibiciones. Se tendrá en cuenta la evolución de los contagios, pero no solo. Para que un territorio pueda entrar en la desescalada necesitará tener un robusto sistema de atención sanitaria primaria porque juega "un papel fundamental para prevenir" la expansión del coronavirus. También requerirá un número suficientes de camas UCI para que no se vean todas acaparadas por enfermos con la Covid-19, como ha ocurrido en la fase álgida de la epidemia, y puedan acoger a enfermos con otras patologías.

El presidente avisa que esta nueva etapa estará "plagada de riesgos y peligros"

Cuadro de mandos

Todo este proceso, prosiguió, será dirigido desde "un cuadro de mandos" del Gobierno para "todo el país" y tendrá "varias velocidades" en función de las circunstancia que se presenten en cada territorio. Aclaró que este plan de desescalada, además de relajar el confinamiento y recuperar la actividad económica, busca "anticipar la respuesta a un rebrote" de la pandemia, una posibilidad que los expertos no descartan en absoluto para los próximos meses.

Sánchez reconoció que con esta relajación de las medidas se entra "en una etapa plagada de riesgos" porque "no hay una hoja de ruta ni un manual infalible" que fije unas pautas para actuar. "No hay certezas -advirtió- sobre cómo transitar en esta desescalada" porque ningún país ha completado el proceso y, por tanto, no hay referencias de las que fiarse.

Sánchez ha repetido como una salmodia de fondo que el Gobierno se adentra en esta etapa porque la evolución de la crisis sanitaria es positiva, con dos jornadas en las que el número de curados ha superado al de contagiados. Si esta tendencia cambia, el Gobierno se replanteará las medidas de alivio a las restricciones.

El presidente del Gobierno compareció en la Moncloa dos horas y cuarto después de una cacerolada en ventanas y balcones contra su gestión de la pandemia convocada a través de las redes sociales y a la que no hizo la menor alusión. Salvo que se entienda como tal el nuevo llamamiento que hizo a la unidad de todos porque "la desunión y el enfrentamiento" hacen un flaco favor al combate contra el coronavirus y a las consecuencias sociales y económicas de la epidemia, que serán, avisó, "tremendas". "Vamos todos en la misma barca y sería un error golpearnos con los remos".

Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios