Despliega el menú
Nacional

coronavirus

Dudas sobre el coronavirus: ¿Por qué no sirve de nada comprarte un respirador?

En plena crisis sanitaria del coronavirus hay quienes buscan alternativas para mantenerse a salvo como adquirir un respirador domiciliario. El personal sanitario advierte que es “un disparate”.

Un médico lleva un respirador al Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Como hemos comprobado durante las últimas semanas desde el inicio de la crisis sanitaria del coronavirus, el miedo puede provocar actitudes irracionales en el ser humano y, en según qué casos, completamente inexplicables. Desde el inicio de la pandemia el acopio de alimentos se ha extendido a todos los países afectados al tiempo que la venta de armas y munición aumentaba hasta en un 40% en Estados Unidos y se multiplicaban las estafas aprovechando el miedo causado por el estado de alarma.

Ahora, tras la crisis surgida en países como Italia y España por la falta de respiradores en los hospitales, hay quienes buscan a la desesperada hacerse con su propio respirador domiciliario. Sin embargo, los profesionales sanitarios advierten que contar con uno de estos aparatos en casa, además de ser muy complicados de adquirir, no sirve de nada.

Por un lado, los respiradores domiciliaros tan solo se usan en pacientes con enfermedad degenerativa neuromuscular como Esclerosis Múltiple o Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Una aplicación que, como explica Pablo Ruiz de Gopegui, médico intensivista del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, tan solo se aplica en pacientes traqueostomizados con pérdida de fuerza diafragmática.

“Además no se trata de una práctica muy extendida, ya que se usa tan solo en algunos casos, y se limita a pacientes que se encuentran en la fase final de la enfermedad como medida paliativa”, señala.

Entonces ¿qué ocurre con los pacientes con coronavirus? “En el caso de pacientes con covid-19 tan solo se puede utilizar en los hospitales porque se necesita inducir un coma para intubar al paciente”, añade. La intubación es un procedimiento médico habitual en las Unidades de Cuidados Intensivos (Ucis) en el cual se coloca un tubo a través de la boca y la garganta hasta los pulmones.

Además, no solo hace falta un respirador, sino que habría que añadir otros elementos fundamentales como un compresor de oxígeno que, como explica el médico zaragozano, tan solo puede encontrarse en el ámbito hospitalario y más concretamente en las Ucis.

“Cabe la posibilidad que la gente confunda esta técnica con el oxígeno domiciliario, aquel que se usa en pacientes con enfermedades respiratorias crónicas como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) o la Fibrosis Quística”, señala Ruiz de Gopegui.

Se trata de un dispositivo formado por unas gafas nasales de oxígeno y una mochila o maleta que puede aplicarse durante determinadas horas del día. “En este caso el oxígeno va a la nariz ya que lo que hace es introducir presión en la vía aérea pero no es un respirador”, añade el médico intensivista, que asegura que tratar de hacerse con un respirador domiciliario en tiempos de coronavirus es “un disparate”.

Últimas noticias sobre el coronavirus

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios