Despliega el menú
Nacional

España pierde grandes compras de material sanitario por la inacción del Gobierno

Distribuidores lamentan no recibir respuesta del Ministerio de Sanidad a sus ofertas con millones de mascarillas, EPI y tests.

Teruel
Mascarillas, imagen de archivo.
Heraldo

El Ministerio de Sanidad dejó escapar la semana pasada por inacción una gran compra de material sanitario procedente de China ofrecida por un empresario español. El pedido, compuesto por millones de mascarillas, centenares de miles de guantes de nitrilo, tests de diagnóstico y equipos de protección individual (EPI), estuvo en la mesa del ministerio desde el 11 de marzo y el empresario, tras más de una semana de espera y múltiples gestiones que en su mayoría no recibieron respuesta, lo acabó colocando en otros dos mercados en los que existe mucha demanda, Miami y Australia. En los últimos días, distribuidores que se dedican a la venta de productos entre China y España han comenzado a levantar la voz y a cuestionar al Gobierno por no estar sabiendo hacerse en el mercado internacional con material sanitario esencial mientras los profesionales continúan denunciando la falta de equipos.

Un empresario español que se declara "indignado" por la actitud del Ejecutivo y que mueve grandes cantidades de materiales desde China hacia otros países explica su caso: "El 11 de marzo me puse en contacto por primera vez con el Ministerio de Sanidad porque podía conseguir material muy variado y a buen precio. Ofrecí mascarillas, EPI, tests... Les dije que podían tenerlo todo en 72 horas en Barajas. Pero no me contestaron", recuerda este distribuidor.

Entre tanto, la situación en los hospitales se agravaba y él iba recibiendo más pedidos de todo el mundo porque la producción china, antes enfocada a su mercado nacional, se abrió al extranjero hace dos semanas, una vez que el país asiático superó el coronavirus. El lunes de la semana pasada, día 16, el empresario habló con un alto cargo ministerial, "una persona muy competente", aclara, y volvió a ofrecerle los productos. Esta vez, desde el ministerio le mandaron por correo electrónico hojas de oferta para que concretara el pedido. "Las rellené y se las envié. Había productos que ya estaban más caros, porque la demanda mundial se ha disparado, pero otros seguían teniendo unos precios buenísimos", asegura.

El miércoles, el alto cargo le dijo que el Ministerio de Sanidad tenía tantas ofertas sobre la mesa que las estaban estudiando todas. "Pero si tienen tantas ofertas, ¿por qué el material no está ya en España?", se pregunta esta fuente.

"El viernes, cuatro días después de presentarle la oferta al Ministerio y de estar toda la semana persiguiéndolos, pude hablar con ellos otra vez. Después de que me pasaran de una persona a otra, finalmente conversé con alguien al que le dije que esa remesa ya no podía esperar más, que empresas de Brasil me la querían comprar inmediatamente y que la estaba aguantando porque eran para España, mi país, que no se nos podían escapar. Estaba tan seguro de que el ministerio las iba a comprar que hasta hice una reserva de carga en un aeropuerto chino, cosa muy difícil en estos días. Pero nada, no hubo pedido. A la hora, las había vendido", recuerda.

Tras aquella última conversación, una vez rechazado el pedido, se plantea no negociar más con el Ministerio de Sanidad y hablar solo con las comunidades autónomas. "Me duele muchísimo, pero tengo la sensación de estar haciendo el ridículo. Y sé que a muchos empresarios les está pasando lo mismo que a mí".

Abonar las operaciones

Muy categórico, este distribuidor cree que España "no está comprando material porque no está pagando". En estas operaciones, explica, se abona un porcentaje (entre el 30 y el 50%) por adelantado y el resto, antes de embarcar. Eso así, avisa al Ministerio de Sanidad de que se dé prisa "porque otros países se están moviendo con rapidez". "Ahora mismo todavía hay material, pero veremos qué ocurre cuando el virus entre en países como Brasil, que ya se están planteando grandes compras. Espero que no piensen que con las mascarillas que se harán en las fábricas españolas tenemos suficiente porque no hay ni para empezar. Necesitamos millones y millones".

Otro distribuidor con gran experiencia en el comercio entre España y China y con conocimiento de lo que está ocurriendo en esta crisis sanitaria cree que los pasos que está dando el Gobierno para adquirir material son como poco discutibles. "Hay una hucha para este tipo de emergencias, pero parece que el Gobierno no quiere pagar y en China, si no vas con el 30% de la operación o más por delante, no la cierras", afirma este empresario, que tampoco cree que sea una buena idea hacerse con líneas de producción en fábricas chinas, como afirmó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su discurso del domingo.

"Eso es imposible porque ya están adjudicadas. Habría que esperar meses para que comenzaran a funcionar", apunta este hombre de negocios desde su sede en Madrid, antes de hacerse una pregunta: "¿Por qué Inditex, la hija de Amancio Ortega o Jack Ma (dueño de Alibaba) son capaces de traer cientos de miles de mascarillas y trajes a España y el Gobierno no? Porque ellos pagan". "Mis proveedores están como locos por traer material a España porque quieren ayudar, pero no pueden hacerlo", concluye.

Sigue la actualidad sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios