Despliega el menú
Nacional

Muertes en las residencias de ancianos, un goteo que no cesa en la crisis del Covid-19

Tras la confirmación de los 17 fallecimientos en un centro de Madrid, se han conocido 12 casos en Tomelloso, seis en Vitoria, otros tantos en otro geriático madrileño y en Barcelona, siete en Albacete y cuatro en Valencia.

Una ambulancia llega a la residencia y minutos después lo hace un coche fúnebre. Varios agentes, protegidos con mascarillas, entran también en las instalaciones. Las empleadas guardan silencio ante las cámaras y solo una se atreve a reconocer la existencia de un brote, que más tarde confirma la Consejería de Sanidad: 17 muertos por coronavirus.
Una ambulancia llega a la residencia y minutos después lo hace un coche fúnebre. Varios agentes, protegidos con mascarillas, entran también en las instalaciones. Las empleadas guardan silencio ante las cámaras y solo una se atreve a reconocer la existencia de un brote, que más tarde confirma la Consejería de Sanidad: 17 muertos por coronavirus.

Si algo está quedando claro con la llegada de esta pandemia es que el coronavirus se ceba sobre todo con los mayores. Desde que comenzó esta crisis, antes incluso de que el Gobierno decretara el estado de alarma, se cerraran colegios y establecimientos y se instara a la población a recluirse en sus casas, no pasa un día sin que se conozca la noticia de ancianos muertos en sus residencias, y no de uno en uno precisamente.

El martes, la Comunidad de Madrid confirmó el fallecimiento de 17 mayores en la residencia Monte Hermoso de la capital y el contagio de al menos otros 70, caso que la Fiscalía va a investigar penalmente a raíz de una denuncia del Defensor del Paciente. En la denuncia remitida al fiscal superior de Madrid, Jesús Caballero Klink, el Defensor del Paciente tilda de “insólito” lo ocurrido: “Falta de seguridad extrema, de limpieza, de persona, de medios”. “Entendemos que debemos solicitarle una investigación de oficio para dilucidar este extraño suceso”, solicita.

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha asegurado por su parte que se encuentran en “permanente contacto” con el Ministerio de Sanidad ante la propagación del coronavirus en residencias de mayores en España.

Este miércoles, también se ha registrado el fallecimiento de un usuario de una residencia de personas mayores en Zaragoza, y se ha conocido el fallecimiento en Santa Helena de Torrent (Valencia) de otros cuatro ancianos con Covid-19. Allí hay 50 personas mayores en aislamiento y seis hospitalizados. La Generalitat ha anunciado que se ocupará de todas las residencias públicas y privadas de su región. Y en Albacete, las autoridades también han reportado casos mortales en personas mayores que se encontraban en una residencia de mayores. En el centro Núñez de Balboa se han registrado siete muertos en los últimos días, que habían dado positivo en coronavirus.

Asimismo, se ha conocido que cuatro ancianos que vivían en una residencia de Tomelloso, Ciudad Real, fallecieron hace unos días en un centro hospitalario a causa del coronavirus, y en esa misma residencia han muerto en los últimos días otras ocho personas, a las que no se les ha practicado la prueba del Covid-19 pero que presentaban síntomas. Además, de los 170 residentes, treinta están aislados en sus habitaciones por posible coronavirus, y veinte trabajadores están en cuarentena en sus domicilios, también por presentar síntomas.

En Morata de Tajuña, Madrid, cinco mayores de la residencia Nuestra Señora de la Antigua han fallecido en los últimos diez días, otros seis están hospitalizados y varios más están en aislamiento porque presentan indicios claros de padecer la enfermedad. Se trata, informan desde el centro, de personas de entre 88 y 94 años y con patologías previas. El director del centro, José Manuel San Pedro, que también ha dado positivo en el test y tiene fiebre, ha reclamado la atención urgente de las autoridades sanitarias, ya que ha asegurado que se sienten “desbordados” por la situación y carecen de medios humanos y materiales para hacer frente a la pandemia, por lo que también se sienten “abandonados”.

Según el Ayuntamiento de la localidad, sin embargo, aseguran que se está en permanente contacto con las autoridades sanitarias para evaluar la situación de esta y otras dos residencias del entorno para evaluar sus necesidades y poder dar servicio sanitario correctamente.

Seis personas mayores ingresadas en la Fundación Privada Consorts Guasch de Capellades (Barcelona) también han fallecido en las últimas horas a consecuencia de la epidemia. En un comunicado, el patronato y la dirección de esta fundación privada, situada en la comarca del Anoia, junto a la Conca d'Ódena, confinada desde hace seis días, ha informado de que la epidemia ha afectado a "varias personas" en esta residencia.

Petición de ayuda del padre Ángel

Por su parte, el padre Ángel ha pedido “ayuda urgente” a la Comunidad de Madrid y al Gobierno central tras la reciente muerte de seis ancianos, dos de ellos confirmados por coronavirus, en la residencia Montserrat Caballé, en el madrileño distrito de Barajas y regentada por Mensajeros de la Paz.

“No podemos seguir así. Hemos pedido ayuda a la presidenta de la Comunidad de Madrid, al consejero de Políticas Sociales, al consejero de Saniad y a la Unidad Militar de Emergencias. Necesitamos urgentemente material y ayuda para nuestros ancianos en las residencias”, ha indicado el responsable de la ONG, que ha reconocido estar “angustiado” por lo que está ocurriendo.

Los fallecidos son personas mayores de 80 años que presentaban pluripatologías “que han hecho muy difícil que superen la enfermedad”.

La hija de una residente en este geriátrico, de 135 plazas y algunas concertadas con la Comunidad, ha mostrado su “enorme preocupación” por lo que está ocurriendo y asegura que hay un gran número de contagios también entre los trabajadores del centro. Denuncia asimismo que solo hay una doctora de lunes a viernes y otra los fines de semana, por lo que están “desbordados”.

También en Vitoria y en Soria

En Vitoria, un total de 45 usuarios de la residencia de mayores de San Martín han dado positivo desde que comenzó la crisis sanitaria, y ocho han muerto ya por esta causa, según una publicación del diario ‘El Correo’. Este centro pertenece a Sanitas, aunque la Diputación Foral de Álava tiene en él 28 plazas concertadas de un total de 148, aunque en la actualidad solo hay 90 usuarios.

El director de Planificación, Ordenación y Evaluación Sanitarias del Gobierno vasco, Mikel Sánchez, ha rehusado este miércoles dar más detalles en su rueda de prensa diaria para informar de la evolución del Covid-19, aunque sí ha admitido que le “preocupa” la incidencia del virus en el ámbito sociosanitario, en el que se engloban las residencias de mayores.

Por otro lado, la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha informado este miércoles de que solo una de las once muertes acaecidas desde el 1 de marzo en la residencia Los Royales, en Soria, puede asociarse al Covid-19, aunque ha informado de que otras seis personas han dado positivo al virus. También ha asegurado de que la persona fallecida estaba en situación “terminal”, por lo que el coronavirus ha podido ser “el desencadenante” de la muerte.

Intensificar los controles

Este miércoles, la Comunidad de Madrid ha anunciado que examinará a diario la situación de las residencias de mayores públicas y privadas. Para intensificar el control, personal del Centro de Control de Calidad e Inspección de la Consejería de Políticas Sociales realizará un examen diario de la situación en cada centro residencial.

Ya el pasado 6 de marzo, este departamento envió a cada residencia madrileña un protocolo de actuación para prevenir y actuar en casos de contagio del virus. Entre las medidas que dicta este protocolo se encuentran el aislamiento de las personas que den positivo, así como la habilitación de espacios comunes y salas de estar para esas personas, evitando así que estos realicen las comidas en los comedores colectivos.

También se establece la dotación a cada uno de estos usuarios de una mascarilla quirúrgica, a quienes se les da instrucciones acerca de las medidas de prevención contra el virus. Las residencias deben efectuar con frecuencia una limpieza y desinfección del mobiliario y de los objetos en contacto con los usuarios, y limitar los traslados y desplazamientos de los residentes entre zonas y dependencias del propio centro, a fin de evitar la transmisión vírica.

En este sentido, la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha defendido la labor de las residencias de mayores y de sus trabajadores durante la crisis sanitaria. “Las residencias están actuando bien y los trabajadores de manera admirable, son héroes y heroínas”, ha señalado el coordinador de estudios de la asociación, Gustavo García.

A su juicio, que se registren focos de contagio en estos centros, y en consecuencia fallecidos, se debe a dos motivos: “Son población frágil y vulnerable, y viven muchas personas juntas, lo cual es un factor de más riesgo”. Así, ha defendido el trabajo que se está realizando desde estos centros, pues, “en general”, se activaron los protocolos de actuación antes de que se decretara el estado de alarma, y que se centran en la higiene, prevención, detección precoz de casos, protección de los trabajadores y aislamiento.

Por su parte, la Asociación Estatal de Servicios Residenciales de la Tercera Edad ha exigido este miércoles el suministro urgente de equipos de protección individual, de lo contrario los fallecimientos que se están registrando en este tipo de centros “pueden convertirse en algo más habitual de lo deseable”.

La patronal, que cuenta con 400 residencias con 54.600 camas y 230 centros de día con 11.500 plazas, realizó esta demanda hace más de una semana pero no ha habido respuesta ni por parte del Gobierno central ni de las comunidades autónomas, ha explicado su secretario general, Jesús Cubero. Ha añadido que si se les proporcionan los medios adecuados de protección podrán prestar asistencia en residencias y a domicilio y, de esta manera, “servir de barrera de contención”.

En caso contrario, ha agregado, tendrán que trasladar a las personas mayores a los hospitales, con lo cual contribuirán “al colapso” del sistema.

Etiquetas
Comentarios