Despliega el menú
Nacional

nacional

De las 'Nanas de la cebolla' al "alcalde dimisión" en La Almudena de Madrid

Medio millar de personas se congregan en el cementerio madrileño para exigir que los versos de Miguel Hernández vuelvan al memorial del que se eliminaron.
 

Una mujer limpia la lápida de una tumba en el cementerio de La Almudena.
Una mujer limpia la lápida de una tumba en el cementerio de La Almudena.
Kiko Huesca/EFE

Alrededor de medio millar de personas se ha congregado este domingo en el cementerio de La Almudena (Madrid) para gritar "alcalde dimisión" y para unir sus voces en torno a las 'Nanas de la cebolla' en homenaje a Miguel Hernández, cuyos versos se ha exigido que vuelvan al memorial del que se eliminaron en el camposanto.

Almudena Grandes, Luis García Montero, Inma Chacón y Juan Carlos Mestre han sido algunas de las voces que, delante de la tapia de La Almudena en la que fueron fusiladas casi tres mil personas entre 1939 y 1944 -y cuyos nombres también han sido quitados del memorial- han resucitado los versos del poeta de Orihuela en este ventoso y gris domingo en protesta por la decisión del Gobierno municipal de PP y Ciudadanos.

El memorial ideado en el mandato de Manuela Carmena pretendía recordar a los 2.936 nombres de las personas ejecutadas en los alrededores del camposanto madrileño, aunque en una primera controvertida decisión, el regidor José Luis Martínez-Almeida incluyó el periodo de la Guerra Civil al retrotraer el homenaje hasta 1936.

El Gobierno municipal ha alegado en reiteradas ocasiones que se trata de una decisión motivada por el Comisionado de la Memoria Histórica que, en el momento de plantear el memorial, recomendó que "no existieran" los nombres de las víctimas ante la "posibilidad de que eso generase más heridas de las que supuestamente venía a reparar (el memorial)" y para evitar actos vandálicos.

Una de las trece rosas

Entre gritos de "no pasarán" y "alcalde dimisión", estos últimos dirigidos al popular Martínez-Almeida, el recital ha exigido "verdad, justicia y reparación" para el poeta, para los fusilados y para una de las trece rosas, Julia Conesa, cuyo último alegato escrito -"Que mi nombre no se borre en la historia"- también se ha borrado del monumento.

"Contra la historia traicionada, la memoria. Contra los versos arrancados, la cultura", ha sido el lema del encuentro en el que Luis García Montero ha aseverado que "no hay mezquindad que pueda silenciar" a Hernández.

Para el director del Instituto Cervantes, el Gobierno de PP y Ciudadanos "no ofende" al poeta, sino "a los madrileños". "¿Qué ciudad quieren darnos? ¿Qué ciudad esperan ofrecernos? ¿En qué Madrid están pensando?", se ha preguntado.

Frente a esas preguntas ha enmarcado este acto, que se ha gestado "sobre todo para reivindicar Madrid y para decir a la derecha más mezquina que en esta ciudad están de sobra el odio, la represión, el racismo y la mentira".

La alegría

Almudena Grandes ha leído un poema sobre la alegría, la "virtud de los resistentes", ha dicho -"eso es lo que toca; resistir"-; mientras que Inma Chacón ha pedido al Gobierno de coalición "que no se ampare en que hay otro partido que se llama Vox que les está dictando las normas".

"Son ellos. Son los mismos", ha terciado la escritora en este acto cuyo manifiesto ha denunciado que "los herederos políticos del franquismo, ahora en el Ayuntamiento de Madrid, han comenzado una campaña de humillación a las víctimas que se inició con el borrado de los nombres de los 2.936 republicanos y republicanas fusilados entre 1939 y 1944 y que ha continuado con la eliminación de los versos del poeta Miguel Hernández".

El recital, puesto en marcha por varias organizaciones y colectivos, ha concluido con los centenares de presentes cantando "Nanas de la cebolla", incluida la edil de Más Madrid Rita Maestre que, en declaraciones a los medios, ha apuntado que el alcalde ha sido "firme en su sectarismo" hasta la fecha.

Etiquetas
Comentarios