Despliega el menú
Nacional

Multitudinaria protesta por la gestión del derrumbe del vertedero en Zaldibar, que obligó a suspender el Eibar-Real Sociedad 

El Gobierno Vasco ha recomendado a los vecinos de Zaldibar, Eibar y Ermua cerrar las ventanas y no practicar deporte al aire libre por la presencia de dioxinas y furanos en el aire.

Más de 5.000 personas salieron a la calle para protestar
Más de 5.000 personas salieron a la calle para protestar
Efe

Unas 5.000 personas han exigido en Zaldibar (Vizcaya) que se asuman responsabilidades tras el derrumbe hace nueve días del vertedero de la localidad y que se encuentre a los dos trabajadores sepultados por el desprendimiento de la escombrera, que ha provocado la suspensión del partido entre el Eibar y la Real Sociedad previsto para este domingo.

La suspensión del encuentro que se iba a disputar en el estadio municipal de Ipurua (Eibar) ha sido decidida por el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol, después de que el Gobierno Vasco recomendara a los vecinos de Zaldibar, Eibar y Ermua cerrar las ventanas y no practicar deporte al aire libre por la presencia de dioxinas y furanos en el aire.

Mientras se desarrollan las labores para buscar a los operarios desaparecidos y combatir los incendios provocados por la combustión de metano entre los residuos, unas 5.000 personas han salido a la calle para denunciar lo ocurrido y protestar por la gestión de la crisis.

La manifestación ha partido en varias columnas de los municipios guipuzcoanos de Elgeta y Eibar y el vizcaíno de Ermua para acudir al barrio de Eitzaga de Zaldibar, donde se ubica el vertedero siniestrado.

Los manifestantes han exigido conocer "la verdad" sobre el suceso y han proferido gritos que pedían la dimisión del lehendakari, Iñigo Urkullu, y del consejero de Medio Ambiente, Iñaki Arriola,

Uno de los lemas más conmovedores ha sido el que ha abierto la columna de Eibar y que, portado entre otros por Agurtzane, hermana de Alberto Sololuze, uno de los trabajadores desaparecidos, llevaba la leyenda en euskera "Habéis convertido el dolor en rabia. Queremos a nuestros familiares con nosotros".

Entre los manifestantes, los testimonios de temor y desconciertos era comunes: "En casa tenemos todo cerrado. Vivo a 300 metros del vertedero y se pasa mal. Pican los ojos y se tapona la nariz", ha dicho Plácido Diéguez, jubilado de Ermua y uno de los participantes en la manifestación.

Por la mañana se ha vuelto a reunir en el Ayuntamiento de Zaldibar la comisión técnica de coordinación del desprendimiento del vertedero, que ha informado de que las máquinas han llegado este sábado a la zona de incendios de la escombrera para empezar a echar tierra y apagarlos, ha adelantando el coordinador de la mesa, Txus Peña.

Al inicio de la reunión ha asistido, durante media hora, el lehendakari Urkullu para transmitirles su apoyo.

Al acabar el encuentro, los integrantes de la comisión han explicado que se han terminado los accesos, sobre las tierras del derrumbe, a la parte alta del desprendimiento donde están los fuegos, para que entre la maquinaria pesada (excavadoras y un brazo de 23 metros) con mucha precaución por ser una zona inestable, con el fin de extinguir el fuego.

Según ha dicho la viceconsejera de Medio Ambiente, Elena Moreno, esperan que la extinción se produzca en próximos días.

El fuego, que se intentó apagar la semana pasada con agua desde helicópteros sin dar resultado, es el causante del humo con dioxinas y furanos que ha provocado la alerta a los vecinos para que cierren ventanas y no hagan deporte al aire libre en la zona.

Los análisis que han detectado las dioxinas han tardado cinco días -las muestras se mandaron el día 9- porque el aire se ha analizado en un laboratorio de Madrid, con un método que tarda cuatro días.

"Si hubiéramos pensado que nos íbamos a encontrar con estos niveles de dioxinas, obviamente hubiéramos tomado medidas antes", ha explicado Txus Peña.

Los doctores presentes han explicado que el riesgo por la exposición a las dioxinas "es bajo. Se necesita mucho tiempo de exposición para crear peligro grave", han detallado.

"Los ciudadanos han percibido los olores, pero eso no entraña riesgos, aparte de las molestias. Con los niveles actuales, no prevemos ningún tipo de sintomatología o enfermedad concreta. Es una factor de riesgo a largo plazo, pero, como el incendio todavía está ahí y no se ha apagado, por eso se hace la recomendación", ha insistido el cuadro médico. 

Etiquetas
Comentarios