Despliega el menú
Nacional

agricultura

Los agricultores siguen en pie de guerra  por unos precios justos

Toledo se llenó este martes de tractores y agricultores al grito de "campo unido jamás será vencido". Este miércoles, protestarán en Madrid frente al Ministerio de Agricultura.

Toledo se llena de cientos de tractores para protestar por la situación.
Toledo se llena de tractores para protestar por la situación.
EFE

El problema del campo son los precios y los márgenes, no la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Así lo defendió este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el titular de Agricultura, Luis Planas, quien aseguró que no se trata de un problema coyuntural, derivado del fuerte incremento que registró el año pasado la remuneración más baja cuando aumentó un 22,3%, sino un problema estructural que viene de lejos y que hay que abordar con urgencia, aunque -reconoció- llevará tiempo solucionarlo.

Para ello, el ministro se comprometió a mejorar el presupuesto de los seguros agrarios y a velar por unos precios más justos en el sector y con unos márgenes de ganancia más amplios para los productores, pero descartó la petición que la Unión de Pequeños Agricultores y ganaderos (UPA) realizó de definir a través de una ley cuál debe ser el precio adecuado para cada uno de los productos agrarios perecederos. "El Gobierno no puede fijar precios, pero está claro que tenemos que hacer algo", argumentó. Y la respuesta que ofrece el Ejecutivo es modificar este mismo año la ley de la cadena agroalimentaria de 2013 con el objetivo no solo de trasponer la directiva comunitaria sobre prácticas comerciales desleales, sino también para darle un papel más significativo a cada uno de los eslabones de la cadena. 

Así, la idea es -según especificó el ministro- cambiarla en torno a cuatro ejes: establecer una relación más precisa de las prácticas comerciales prohibidas y que, por tanto, son desleales; poner en marcha una regulación de las ventas a pérdidas (las que están por debajo de los costes de producción), algo que es una de las principales demandas del sector, que pide prohibirla a lo largo de toda la cadena; obligar a difundir el coste de la producción como factor de referencia para el establecimiento de los precios en los contratos agrarios; y, por último, dar publicidad a las empresas que incumplan la normativa.

En esta línea, Planas anunció la convocatoria urgente para la próxima semana del Observatorio de Precios de la Cadena Alimentaria para realizar un "informe pormenorizado" de los precios de aquellos productos que atraviesan más dificultades, como el aceite de oliva o las frutas y hortalizas, así como el estudio del comportamiento de los precios de los principales insumos agrarios. Precisamente, este próximo jueves el titular de Agricultura se reunirá con la mesa del aceite de oliva para analizar la situación de los precios, que están cayendo debido a que la pasada campaña se registró una cosecha récord de 1,8 millones de toneladas. "Gran producción, precios bajos; poca producción, precios altos", se lamentó Planas, que resaltó la importancia de conseguir ampliar mercados fuera de la UE y llegar a acuerdos con otros países como Canadá. A su vez, la próxima semana se reunirá igualmente con la mesa de la frutas y hortalizas para ver qué propuestas se pueden llevar a cabo.

Una de las novedades que llevará a cabo este Ejecutivo es iniciar un diálogo con las grandes empresas de la distribución en España, algo que "nunca se había hecho". "Me parece muy importante que la distribución contribuya a valorizar el trabajo de nuestros agricultores y ganaderos", incidió Planas, quien considera que el problema radica además de en la pérdida de valor económico, en la pérdida de reputación de este sector. "Más allá de los márgenes comerciales, nuestros agricultores están pidiendo respeto y comprensión", explicó el ministro, quien abogó por dialogar con todas las partes implicadas en el proceso agroalimentario: las empresas, la industria, la distribución y también los ciudadanos, cuya "decisión final de compra marca el rumbo del conjunto del sistema agroalimentario".

"Más allá de los márgenes comerciales, nuestros agricultores están pidiendo respeto y comprensión"

En relación a las ayudas que se ofrecen en el marco de la Política Agraria Comunitaria (PAC), el Ejecutivo pretende consensuar un modelo para apoyar a quienes realmente lo necesitan, a quienes trabajan en unos niveles límites o por debajo de los márgenes. Para todas estas iniciativas el Ejecutivo pidió la implicación de todas las partes de la cadena, porque "si no se produce ese diálogo, va a ser muy difícil salir de esta situación". Pero también quiso dejar claro que se trata del "mismo problema" que sufren otros países europeos como Francia, Países Bajos y Alemania.

Toledo sale a la calle

Miles de agricultores y ganaderos -unos 7.000 los organizadores y 3.500 la Delegación del Gobierno- se han manifestado este martes en Toledo para pedir "respeto" por un sector que en Castilla-La Mancha genera más del 30% de la riqueza de la región y para reivindicar una política de precios justos que favorezca la rentabilidad de las explotaciones y que, como mínimo, les cubra los costes de producción.

Al grito de "el campo unido, jamás será vencido", la cabecera de la manifestación con el lema 'Agricultores y ganaderos al límite' ha marchado desde las inmediaciones de la Plaza de Toros, situada en la calle Marqués de Mendigorría, acompañada de medio centenar de tractores, hacia Puerta de Bisagra finalizando en la plaza de Zocodover. 

Cientos de agricultores protestaron este martes en Toledo.
Cientos de agricultores protestaron este martes en Toledo.
EFE

Este miércoles, se concentran en Madrid

Las organizaciones agrarias UPA, COAG y ASAJA de la Comunidad de Madrid han convocado este miércoles una concentración de protesta frente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para denunciar la "pésima" situación que atraviesa el sector.

El acto se enmarca dentro del calendario de movilizaciones que están sacando a las calles de toda España a los profesionales del campo bajo el lema #AgricultoresAlLímite con el objetivo de reflejar "la falta de futuro" para sus explotaciones agrarias debido, principalmente, a la baja rentabilidad.

Para ello, los agricultores y ganadores pedirán al Ministerio y a la Comunidad de Madrid que trabaje para reequilibrar la cadena agroalimentaria con el fin de evitar los abusos que sufren agricultores y ganaderos por parte de algunas empresas de la industria y la distribución y que luchen por una PAC "justa".

Entre las demandas de los agricultores y ganaderos a las Administraciones figuran un sistema de seguros agrarios "fuerte", la gestión de la fauna salvaje, impulsar un etiquetado transparente, que preste especial atención a sectores vulnerables como el apícola, y el apoyo al sector agrario explicando su importancia al resto de la sociedad.

Para representar esta denuncia, realizarán una 'performance' reivindicativa que representará "la indispensable función de la agricultura y la ganadería de alimentar al planeta".

"Para que sigamos alimentando a la sociedad, necesitamos que nos apoyen", han dicho los organizadores de la 'performance', que han invitado a la población a que participe, "porque esta es una lucha por la soberanía y la seguridad alimentaria de todos". 

Etiquetas
Comentarios