Despliega el menú
Nacional

casa real

La Almudena acoge el funeral por la infanta Pilar que reúne a familia y amigos

La hermana mayor del rey Juan Carlos falleció el pasado 8 de enero a los 83 años de edad a causa de un cáncer de colon que se le detectó a comienzos del año pasado.

La Catedral de la Almudena ha acogido este viernes el funeral por la infanta Pilar de Borbón, que ha reunido a sus hijos, su hermana, la infanta Margarita, otros familiares, amigos y numerosos ciudadanos que les han acompañado.

El cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, ha sido el encargado de oficiar este funeral, que se ha celebrado dos días después del que tuvo lugar en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Ese oficio religioso de hace dos días contó con la presencia de los reyes, así como don Juan Carlos y doña Sofía, las infantas Elena y Cristina, miembros de otras casas reales y representantes de los poderes del Estado.

Pero la familia decidió celebrar otro funeral menos restringido y al que se han sumado numerosos ciudadanos, que han llenado la Catedral de la Almudena para acompañarles.

Entre los asistentes, los cinco hijos de doña Pilar: Simoneta, que ha sido la encargada de poner voz a una de las lecturas de la misa; Juan, Bruno, Luis y Fernando.

También la infanta Margarita, junto a su marido, Carlos Zurita, y sus hijos, María y Alfonso.

Konstantin de Bulgaria, hijo del rey Simeón; Laura Ponte, exesposa de Beltrán Gómez Acebo; Paloma O'Shea, viuda de Emilio Botín; exministros como Íñigo Méndez de Vigo y Rodolfo Martín Villa o la periodista Susanna Griso han sido algunos de los familiares y amigos que han acudido también al funeral por doña Pilar.

La hermana mayor del rey Juan Carlos falleció el pasado 8 de enero a los 83 años de edad a causa de un cáncer de colon que se le detectó a comienzos del año pasado.

Sus restos mortales fueron incinerados y por expreso deseo suyo sus cenizas fueron depositadas en el panteón familiar del cementerio de San Isidro, en el que también está enterrado su esposo, Luis Gómez-Acebo.

De esa forma renunció a ser enterrada en el Real Monasterio de El Escorial, una posibilidad a la que tenía derecho por su condición de infanta de España. 

Etiquetas
Comentarios