Despliega el menú
Nacional

tribunales

Trapero tacha de "barbaridad" el proceso constituyente y dice que nunca conoció el proyecto independentista

La Fiscalía pide 11 años de cárcel por rebelión para el ex mayor de los mossos por su papel en el 'procés'.

Trapero, a la derecha, durante el juicio
Trapero, a la derecha, durante el juicio
Efe

El ex mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluis Trapero ha asegurado este lunes, al inicio de su interrogatorio en el juicio por rebelión en la Audiencia Nacional, que no tenía una "relación estrecha, ni buena ni mala", con el entonces presidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Trapero, para quien la Fiscalía pide 11 años de cárcel por rebelión por su papel en el 'procés', ha alegado que cuando el entonces director de los Mossos d'Esquadra Albert Batlle inició el proceso para nombrarle mayor, cargo al que accedió en abril de 2017, Puigdemont no lo sabía, ya que no tuvo "nada que ver" con su ascenso al máximo rango en la policía catalana pocos meses antes del 1-O.

A preguntas del fiscal Miguel Ángel Carballo, Trapero ha sido tajante al afirmar que no tuvo una relación personal "ni buena ni mala" ni tampoco "estrecha" con Puigdemont. 

A las 10.27, la secretaria judicial de la sección primera de la Sala de lo Penal ha abierto, leyendo el escrito de acusación de la Fiscalía, la sesión de esteprimer día de juicio que se celebra en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, ubicada en un polígono industrial a las afueras de Madrid.

El mayor de los Mossos d'Esquadra José Luis Trapero ha defendido ante el tribunal que la policía autonómica no contaba con los efectivos suficientes para contener las concentraciones que se produjeron el 20 de septiembre de 2017 en protesta por los registros judiciales que se sucedieron en diferentes lugares de Cataluña. 

Después de que el fiscal Miguel Ángel Carballo pusiera en duda que el mayor quisiera evitar el "desmadre" durante la concentración y enumerara las comunicaciones oficiales que mantuvieron la Guardia Civil y los Mossos ese día, en la que la primera solicitaba apoyo en los registros y los segundos contestaban que tomaban nota, Trapero ha explicado que las entradas ordenadas por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona no estaban planificadas, de modo que el cuerpo que dirigía no pudo planificar su despliegue.

Declara que no tenían efectivos suficientes

"¿De dónde sacamos los efectivos? Si hubiese sido algo planificado... La Guardia Civil no sólo nos pedía el cordón en la Consejería de Economía, sino en otros escenarios. No podíamos hacer cinco cordones de seguridad de 40 metros con los efectivos de orden público de los que disponíamos", ha remarcado el mayor.

Ha criticado que el hecho de que las actuaciones estuvieran en secreto "no afecta" a que se hubiese avisado a los Mossos para poder valorar con antelación las distintas actuaciones. Por lo tanto, desde primera hora de la mañana de ese 20 de septiembre la "prioridad" era poder "hacerse con recursos de orden público" y que todo "transcurriera dentro del orden y que no afectara ni a personas, ni a la diligencia que se estaba haciendo", ha explicado.

El fiscal ha hecho un interrogatorio sirviéndose de detalles muy concretos para cuestionar la actuación del acusado como jefe de los Mossos. En muchas de las cuestiones sobre las que ha repreguntado, ha llegado a utilizar expresiones coloquiales para señalar que "no se enteró de nada", que su actuación iba encaminada a "dar largas" o saber si "no era posible evitar el desmadre".

Trapero ha tratado de defenderse en todo momento alegando que él sólo conoce lo que "los mandos en el lugar de los hechos" trasladaban al CECOR, dónde él se encontraba. Así ocurrió en los momentos que se trataron de realizar un cordón policial para garantizar la seguridad de los vehículos de la Guardia Civil o la entrada y salida de los miembros de la comitiva judicial.

Trapero ha apuntado que en los lugares donde se intentaron hacer "la gente se puso delante y ya hubo los primeros incidentes". "En una concentración de miles de personas eso nos puede crear problemas serios y eso hay que valorarlo. Seguro que nos hubiese encantado poder hacerlo", ha señalado, al tiempo que ha indicado que trataron de evitar que las actuaciones de la policía tuvieran "un efecto contagio" en otras protestas que tuvieron lugar ese mismo día.

En este sentido, ha negado que no se quisiera hacer una barrera de protección a los coches del Instituto Armado, incluso sabiendo que dentro había "material sensible", como armas largas sino que los "mandos presentes y el responsable de orden público en ese momento desaconsejaron esa actuación" para evitar posibles altercados. "Doy la cara por los mandos que estuvieron allí", ha agregado.

En esta línea, Trapero, al igual que hizo en su declaración como testigo en el juicio por el 'procés' en el Tribunal Supremo, ha explicado que sobre las 21.00 trató de montar otro cordón policial con una línea de voluntarios de la ANC previa, para "evitar el contacto con los manifestantes" y garantizar la salida de la comitiva judicial una vez que hubieran terminado el registro.

Si bien, ha apuntado que una hora después finalmente lo desmontó porque tuvieron diferentes informaciones de que la diligencia se alargaría por problemas informáticos en la copia de documentos de la Consejería. Sobre este punto ha añadido que le extrañó que, minutos después, el juez de Barcelona, que no se identificó como tal, le llamara para pedirle que sacara de la Consejería a la secretaria judicial.

El mayor de los Mossos d'Esquadra ha asegurado que nunca conoció el proyecto independentista del Gobierno presidido por Carles Puigdemont y ha llegado a calificar de "barbaridad" las conclusiones de la comisión del proceso constituyente que se creó en el Parlament en el año 2016 y de "ilegales" los actos promovidos por la Generalitat.

Así lo ha afirmado Trapero en respuesta a las preguntas que le ha dirigido el fiscal Miguel Ángel Carballo durante el juicio en la Audiencia Nacional, que se ha retomado poco antes de las 16.00 tras el descanso para comer. En este bloque, el interrogatorio del representante del Ministerio Público se ha referido a documentos y actuaciones que los partidos políticos impulsaron los meses anteriores al referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

"¿Conoció el proyecto independentista o alguien solicitó su implicación?", ha querido saber Carballo, a lo que el mayor ha respondido: "Ni lo conocí ni se me expuso, ni se me consultó ni conozco a alguien a quien se le hubiera expuesto algo similar".

 

Sobre la creación de la comisión sobre el proceso constituyente, Trapero ha subrayado que le pareció una "barbaridad más de las muchas que se estaban haciendo" en aquellos años y que suponía que la justicia las "iría anulando", al tiempo que si se cometía algún delito, se imputaría a las personas responsables.

El fiscal también ha preguntado al exjefe de los Mossos por el Libro Blanco o el documento Enfocats, las supuestas hojas de ruta hacia la independencia, sobre los cuales ha señalado que la primera vez que oyó hablar de ellos fue cuando fue imputado. L

Etiquetas
Comentarios