Despliega el menú
Nacional

sucesos

Investigan si una mujer mató a su hijo tetrapléjico con metadona y después se suicidó

La Policía investiga el caso, ocurrido en una residencia de Orense.     

Los vehículos averiados de 'leasing' se están sustituyendo con viejos Peugeot como el de la fotografía.
La Policía Investiga si una mujer mató a su hijo tetrapléjico con metadona y después se suicidó en Orense.
 

La Policía investiga si una mujer mató a su hijo tetrapléjico con metadona en una residencia en Orense y después se suicidó, según informan a Europa Press fuentes próximas al caso.

Sobre la investigación, la Policía Nacional de Orense se limita a informar de que en el caso trabaja la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) y de que "se confirman dos muertes con posible relación".

La residencia de mayores en la que se encontraba el hombre está situada en el barrio ourensano de Barrocás. La mujer falleció el pasado lunes, mientras que la muerte de su hijo se produjo el martes.

Fuentes próximas a la investigación señalan que "se están investigando" lo sucedido para saber si guarda relación con un caso de muerte asistida o no.

Según informa 'La Voz de Galicia', el cuerpo de la madre, junto al que había una nota de despedida, lo encontró otro de sus hijos, consumidor de drogas y de quien se cree que cogió las sustancias para acabar con su vida -usó pastillas y heroína- y con la de su hijo. El fallecido y toda la familia son conocidos del ámbito policial, ya que el padre, que falleció hace años, había estado ingresado en la cárcel por diversas causas, así como él mismo y otro hermano.  

Al fallecido, Antonio Javier Fernández, le conocían como Tarzanín (su padre tenía por apodo 'Tarzán'). Antes del accidente que le dejó tetrapléjico ya había cometido varios delitos que lo llevaron y trajeron de la cárcel a lo largo de su vida: era especialista en robos de coches y toxicómano de larga evolución. Una situación que la madre tuvo que vivir a lo largo de los años. Tarzanín llegó a protagonizar una persecución de película por las calles del casco viejo orensano en 1997, cuando todavía estaba estrenando la mayoría de edad. Tras años de delitos menores y metido de lleno en el mundo de las drogas, en el 2009, Antonio Javier Fernández robó a punta de navaja una sucursal bancaria de Caixanova en la capital. En el 2016, antes de quedarse tetrapléjico, con 41 años, ya tenía tras sus espaldas 66 detenciones anteriores.

El caso está en manos del Juzgado de Instrucción número uno de Orense, aunque se cree que no tendrá recorrido si se constata que la madre fue la causante de la muerte del hijo, ya que la responsabilidad penal desaparece al haber fallecido el autor del crimen.

Etiquetas
Comentarios