Despliega el menú
Nacional

madrid

"Madrid no puede ser una ciudad donde la gente fallezca por una borrasca"

La familia de la joven coreana que murió el pasado 20 de diciembre después de que le cayesen cascotes de un inmueble demandan "una ciudad civilizada donde las autoridades competentes faciliten lo necesario".

Los Bomberos en el edificio donde se produjo el accidente.
Los Bomberos en el edificio donde se produjo el accidente.
AYTO.

Jihyun, una joven coreana de 32 años, falleció el pasado 20 de diciembre después de que los cascotes de un elemento decorativo de la sede de la Consejería de Cultura y Turismo en Madrid cayeran sobre ella. Su familia ha difundido una carta en la que dicen que "Madrid no puede ser una ciudad donde la gente fallezca por una borrasca". Y es que el mismo día que murió la joven, los fuertes vientos del temporal obligaron a cerrar varios parques de la capital.

La joven entró en parada cardiorespiratoria después de que los cascotes le golpearan cuando caminaba por la calle de Alcalá y, tras ser reanimada por los facultativos del Samur, fue trasladada al Hospital Clínico en estado crítico, falleciendo al día siguiente.

La familia de la fallecida demanda que Madrid sea "una ciudad civilizada donde las autoridades competentes faciliten lo necesario y consuelen verdaderamente a las familias de las víctimas con sinceridad cuando ocurre un trágico accidente que quizá pudiera haberse evitado". Añaden que "parece que en esta ciudad (Madrid) no es así", según la carta que se ha hecho pública este jueves y ha adelantado 'El Mundo'.

La muerte de Jihyun ha traído a sus familiares numerosas dificultades como que "las autoridades de la Comunidad anuncien que lo sienten pero tengan limitadas las competencias para darnos ayuda" o que la Policía "retirara las pruebas básicas la investigación" o las "cinco largas horas de espera" que tuvieron que esperar para ver el cuerpo de su hija.

La carta contiene además palabras muy emotivas: "Tocando tu frío rostro te pido que vengas a casa junto a tu padre pero tú no responde nada. Has sido un orgullo para todos nosotros ya que siempre mostrabas mucha confianza y seguridad en todo lo que hacías. Me preocupa mucho que tu madre sufra esta situación tan irreal sin poder tocarte ni abrazarte y sin saber hasta cuándo. 

Etiquetas
Comentarios