Despliega el menú
Nacional

casa real

El Rey apela a la fortaleza, responsabilidad y respeto de la sociedad española para abordar los retos y afrontar el futuro

Cataluña, las desigualdades entre hombres y mujeres, el paro o el proyecto común europeo han tenido su espacio en el tradicional mensaje navideño de la Casa Real.

El rey, durante el mensaje de Nochebuena de 2019

Felipe VI ha apelado, en el tradicional mensaje de la Casa Real en Nochebuena, a la fortaleza, la responsabilidad y el respeto entre todos para solucionar los problemas y los retos que se presentan a la sociedad española de cara al futuro. El Monarca, en la que ya es su quinta felicitación navideña, ha hecho un repaso por los desafíos más destacados a los que se enfrenta el país.

Así, el Rey, que se ha acordado de quienes lo están pasando peor -citando, en concreto, a los afectados por las últimas inundaciones- ha recordado a los miembros del Congreso de los Diputados que les corresponde "otorgar o denegar su confianza" al candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez.

También ha tenido palabras para el conflicto territorial y las "consecuencias para nuestra propia cohesión social" por "el deterioro de la confianza de muchos ciudadanos en las instituciones” y la crisis abierta en la comunidad autónoma de Cataluña.

El discurso ha abordado otras preocupaciones de la sociedad, como “la desigualdad laboral entre hombres y mujeres” o “la falta de empleo, sobre todo para los jóvenes”. Felipe VI no ha dejado pasar la ocasión para recordar que uno de los retos más inmediatos es encontrar la fórmula para “afrontar el cambio climático”.

Hasta en dos ocasiones, el Rey ha tenido guiños hacia la Unión Europea, reconociendo que existe cierta preocupación ante la pérdida de querencia por el proyecto común, pero también destacando el gran europeísmo -también la vocación iberoamericana- reinante en el conjunto de España.

Ya en la recta final del discurso ha destacado el “deseo de concordia” de los españoles, que lograron derribar “muros de intolerancia, de rencor y de incomprensión que habían marcado muchos episodios de nuestra historia”. Asimismo ha alabado “la voluntad de entendimiento y de integrar nuestras diferencias dentro del respeto a nuestra Constitución, que reconoce la diversidad territorial que nos define y preserva la unidad que nos da fuerza”.

El tercer valor en el que se ha centrado es “la defensa y el impulso de la solidaridad, la igualdad y la libertad como principios vertebradores de nuestra sociedad, haciendo de la tolerancia y el respeto manifestaciones del mejor espíritu cívico de nuestra vida en común”.

Por último, Felipe VI ha pedido mirar hacia delante, sobre todo en materia educativa y de innovación: “El tiempo no se detiene y España no puede quedarse inmóvil, ni ir por detrás de los acontecimientos. Tiene que seguir recorriendo su camino, sin encerrarse en sí misma como en otras épocas del pasado, y levantando la mirada para no perder el paso ante los grandes cambios sociales, científicos y educativos que señalan el futuro”.

La felicitación que ha cerrado el mensaje ha sido, como viene siendo habitual, en la lengua oficial y en las tres cooficiales: “Muy felices Pascuas y todo lo mejor para el año nuevo 2020. Eguberri on, bon Nadal, boas festas”.

Etiquetas
Comentarios