Despliega el menú
Nacional

sucesos andalucía

Detenido un hombre acusado de dejar en un centro de salud el cadáver de un inmigrante que trabajaba en su finca

El médico señaló que el paciente había fallecido y que su muerte se había producido antes de llegar al centro de salud.

Coche de la Guardia Civil
Coche de la Guardia Civil
Heraldo.es

La Guardia Civil ha detenido al propietario de una explotación olivarera en Pozo Alcón (Jaén) tras supuestamente abandonar en el centro de salud del municipio el cuerpo sin vida de un inmigrante de 31 años y nacionalidad marroquí que falleció en su finca recogiendo aceituna sin que tuviera contrato de trabajo ni documentación en regla.

Según ha informado la Guardia Civil, los hechos se remontan a este sábado, cuando el propietario de la explotación presuntamente llevó en su vehículo hasta el centro de salud de Pozo Alcón a dos hombres, uno de ellos, el fallecido.

En el centro de salud pidió una camilla para tumbar al que supuestamente necesitaba asistencia médica y abandonó el lugar. Fue el médico el que señaló que el paciente había fallecido y que su muerte no se había producido en el centro de salud sino que ya había llegado cadáver.

Tras dar aviso de lo ocurrido a la Guardia Civil, los agentes se hicieron cargo del otro inmigrante que acompañaba al fallecido mientras ponía en marcha el dispositivo para localizar a la persona que los había llevado al centro de salud.

Al parecer, según han indicado desde la Guardia Civil a Europa Press, el propietario de la finca los recogió de la calle esa misma mañana y se los llevó a trabajar en la recogida de aceituna. En el tajo, la víctima se desplomó y lo siguiente que se conoce es que el empresario supuestamente se deshizo del cadáver llevándolo al centro de salud.

Las diligencias judiciales instruidas por la Guardia Civil ya han sido remitidas al juzgado y al propietario de la finca se le imputa inicialmente un delito contra los derechos de los trabajadores. El detenido está en libertad y a la espera de lo que decida la autoridad judicial cuando lo llame a declarar.

Al evidenciarse la relación laboral y fallecimiento de la persona, se ha activado el protocolo de accidentes laborales y se ha comunicando los hechos a la Inspección de Trabajo de Jaén. Una inspectora de trabajo ya se ha trasladado hasta la localidad de Pozo Alcón donde acompañada por la Guardia Civil se ha personado en la finca agraria para la elaboración del informe correspondiente.

Familiares del fallecido están trasladándose a Jaén desde Francia y Algeciras para hacerse cargo de sus restos mortales.   

Etiquetas
Comentarios