Despliega el menú
Nacional

Elecciones generales 10-N

Los socialistas pierden la mayoría absoluta en el Senado y la llave del artículo 155

De formar Gobierno, el PSOE necesitará pactos para evitar nuevos vetos al techo de gasto y los Presupuestos y para aplicar el artículo 155. Teruel Existe logra dos senadores. 

Algunos de los senadores elegidos
Algunos de los senadores elegidos por Aragón
HA

El PSOE revalidó este domingo su victoria en los comicios al Senado, pero fue un triunfo amargo porque, a diferencia que en el 28-A, no tendrá el control de la Cámara alta y si Pedro Sánchez lográ formar Gobierno se verá obligado a pactar para esquivar los vetos a sus leyes y a los Presupuestos. Los socialistas, con 111 escaños sobre 265, han perdido la mayoría absoluta, porque se han quedado muy lejos, a 22 asientos, de los 133 que otorgan la mitad más uno de los senadores.

El PSOE ha tardado solo seis meses en perder el control absoluto del Senado que les costó recuperar nada menos que 30 años, pues cuando cosecharon la mayoría absoluta de la institución en abril pasado no vivían una situación política semejante desde 1989. La Cámara alta estuvo entre 1993 y 2019 de forma ininterrumpida en manos del PP.

La pérdida de la mayoría absoluta es fruto de la mejora del PP, que gracias a la subida de siete puntos en porcentaje de voto (27%) logró ser la primera fuerza en al menos una decena más de provincias que el 28-A, sobre todo de las dos Castillas, Levante y Galicia, y arrebató en esos enclaves casi una veintena de asientos a los socialistas. Los populares se vieron beneficiados por el sistema de elección, de tipo mayoritario, que de los cuatro escaños en liza en cada provincia -en las grandes islas son tres y dos en Ceuta y Melilla-, normalmente otorga tres asientos a la formación que obtiene más apoyos y el restante a la segunda.

A esta mejora de los populares también contribuyó el hecho de que Vox solo presentase a un candidato al Senado por cada provincia por lo que dejó libertad a sus simpatizantes para marcar las otras dos casillasde la papeleta salmón con candidatos del PP. Al concentrar en los populares el voto conservador al Senado redujo la fragmentación de siglas de la derecha y facilitó su victoria en las citadas provincias.

La perdida de la mayoría obligará a un hipotético Gobierno del PSOE a buscar la complicidad de la treintena de senadores nacionalistas e independentistas para evitar vetos sobre las leyes que patrocine, de manera especial sobre el techo de gasto que cada año hay lograr que apruebe sí o sí el Senado para poder presentar meses después un proyecto de Presupuestos del Estado. De no ser así, se arriesga a que nacionalistas y populares le hagan una pinza y le dejen sin poder aprobar las nuevas cuentas públicas como este año.

El PP, por su parte, con esta nueva distribuición de fuerzas, será la llave imprescindible para poner en marcha el mecanismo para la intervención de una autonomía que contiene el artículo 155 de la Constitución Española. El Senado solo podrá decidir si activa el 155 -como ya hizo por siete meses el 27 de octubre de 2017- si así se lo pide el Gobierno de manera oficial, pero la intervención de la autonomía no se producirá salvo que lo decida la mayoría absoluta de la Cámara alta. Si se parte de la idea de que los nacionalistas nunca respaldarán esta media, sin el placet del PP el Ejecutivo no se podrá poner en marcha el mecanismo.

La mayor subida de los comicios en el Senado la logró el PP, que se colocó en 95 escaños, 25 más que hace seis meses, pero aún así su peor resultado en la Cámara Baja desde 1986, cuando aún era AP.

La segunda mejora más notable es la de la plataforma Teruel Existe!, que en su debut electoral en la cámara logró dos senadores, y la de Vox, que duplica el senador que tenía. Coalición por Melilla, con un senador, logró estrenarse en la cámara. Junts per Catalunya (JxC) subió un senador, hasta cinco.

La de cal la dio Ciudadanos, que perdió los cuatro senadores elegidos en urna que logró el 28-A y solo retendrá los cuatro con que cuenta por designación autonómica. Tampoco logró ninguno de los 208 senadores elegidos Unidos Podemos. La otra gran caída del día es la del PSOE, que pasó de 137 asientos a 111, 26 menos.

Etiquetas
Comentarios