Despliega el menú
Nacional

elecciones generales 10-n

Rivera busca convertir sus escaños en decisivos para el desbloqueo político

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, reivindica la utilidad de la formación naranja para condicionar al PP o al PSOE en la formación de Gobierno, tras una campaña marcada por las encuestas.

Arrimadas pasea por la Barceloneta en la jornada de reflexión

El líder de Ciudadanos y candidato a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, busca salvar a su partido en las elecciones del domingo haciendo que sus escaños sean decisivos para que España tenga gobierno, tras una campaña condicionada por las malas perspectivas de las encuestas.

Rivera se la juega en esta cita con las urnas porque, según los sondeos, Ciudadanos podría obtener su peor resultado en unas elecciones generales hasta la fecha y perder hasta 40 escaños, desde los 57 que consiguió en los comicios del 28 de abril.

Por ello, el aspirante a la Moncloa no se ha cansado de pedir durante toda la campaña a quienes votaron a la formación naranja que vuelvan a escoger la misma papeleta. Además, en los últimos días, Ciudadanos ha repetido la idea de que un aumento de dos puntos porcentuales en la intención de voto supondría para ellos un salto de 20 escaños.

La mayoría de las encuestas dicen que sería la quinta fuerza más votada, superado por Unidas Podemos y Vox. Pero la esperanza de los 'naranjas' está en adelantar a estos partidos en algunas provincias medianas y pequeñas y dejarlos fuera del reparto de escaños.

Por eso, durante los ocho días de campaña, Rivera se ha centrado en visitar algunos de los territorios donde creen tener más opciones: Cádiz, Málaga, Valencia, Mérida, Sevilla, Valladolid, Madrid y Barcelona.

En paralelo, los principales dirigentes del partido, como el secretario general, José Manuel Villegas, y la portavoz en el Congreso, Inés Arrimadas, han hecho campaña en aquellas circunscripciones donde concurren a las elecciones, en este caso Almería y Barcelona.

También el secretario de Organización, Fran Hervías, y Juan Carlos Girauta, han puesto toda la carne en el asador en Granada y Toledo, conscientes de que se juegan el escaño.

En esta campaña, Ciudadanos ha huido de los grandes mítines y ha optado por actos pequeños en los que ni siquiera mostraba las siglas del partido.

El único elemento ostentoso ha sido la pantalla gigante instalada en la fachada de su sede en Madrid, que cada día mostraba un mensaje distinto, y ha logrado llamar la atención con el perrito Lucas, la noticia del embarazo de Arrimadas o el adoquín que mostró Rivera en el debate electoral.

En sus discursos, Rivera ha repasado las principales propuestas del programa electoral y se ha dirigido a "los moderados, los liberales, los de centro", advirtiéndoles: Si se quedan en casa, vencerán "los radicales, los extremistas y los que quieren romper España".

Pero no son los únicos que ganarían. En Ciudadanos también temen que se pueda producir un fortalecimiento del bipartidismo, y por eso insisten en que sin ellos, el PP y el PSOE seguirán sin luchar contra la corrupción, sin emprender reformas estructurales y haciendo concesiones a los partidos nacionalistas.

De hecho, la situación en Cataluña, y sobre todo las protestas y disturbios a raíz de la sentencia del proceso independentista, ha marcado la campaña. Ciudadanos ha utilizado este tema para cargar contra el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez -que, no obstante, ha endurecido su discurso a medida que se aproximaba la fecha de las elecciones-, y ha exigido que se garantice el voto en libertad y sin coacciones de todos los catalanes.

Pero, más allá de reclamar la aplicación del artículo 155 de la Constitución para cesar a Quim Torra como presidente de la Generalitat, Rivera ha reivindicado a Ciudadanos como el único partido que siempre ha sido firme frente al nacionalismo, mientras el PP y el PSOE pactaban con él.

Y, tratando de recuperar a los votantes que se le escapaban hacia estas dos formaciones, también ha recordado sus casos de corrupción, asegurando que la presencia de Ciudadanos en gobiernos garantiza que se investigará cualquier irregularidad y se impulsarán medidas de regeneración.

Respecto a la política de pactos, la formación naranja ha vuelto a la posición que tenía antes: abierto a acordar tanto con el PP como con el PSOE, puesto que ahora ya no veta a Pedro Sánchez.

Rivera deja claro que su preferencia es formar un ejecutivo de coalición con el PP, como ha hecho en cuatro comunidades autónomas, pero aclara que si eso no es posible, igualmente desbloqueará la situación permitiendo que los socialistas gobiernen.

En este segundo escenario, su apuesta pasa por que el PP también facilite la investidura de Sánchez y que los tres partidos se pongan de acuerdo para legislar en temas de Estado y dejar al margen a los nacionalistas.

Tanto en el plan A como en el plan B, Ciudadanos sería un actor decisivo, porque evitaría unos terceros comicios y facilitaría la gobernabilidad, que es, en su opinión, lo que quiere la mayoría de su electorado.

Tratando de ahuyentar el fantasma de un mal resultado en las urnas, Rivera y los demás candidatos evocaban lo ocurrido en las últimas elecciones autonómicas en Andalucía, donde Ciudadanos acabó superando las expectativas demoscópicas y, junto al PP, logró echar al PSOE de la Junta.

Sin embargo, el presidente de Ciudadanos ha tenido que enfrentarse muchas veces en los medios a la pregunta de si seguirá al frente del proyecto en el caso de que el 10 de noviembre sufra un revés electoral. Rivera no ha sido demasiado claro, ya que ha asegurado que nunca será un problema para España ni para su partido pero también que a partir del día 11 trabajará por intentar desbloquear el país.

Lo que siempre ha evitado es colocarse en el papel de perdedor, y para ello ha mostrado una actitud optimista y ha llamado a acudir a las urnas con ilusión y no con resignación. "Yo confío en la remontada", afirmó este viernes.

Pero, anticipándose a la más que probable pérdida de representación parlamentaria, ha recalcado que lo importante no es el número de escaños que obtenga Ciudadanos, sino para qué utiliza esos escaños, que pueden ser "decisivos" para permitir la formación de gobierno.

Etiquetas
Comentarios