Despliega el menú
Nacional

tribunales

De refrigerar plantaciones de marihuana a climatizar los colegios de Cádiz

Tras la incautación de estos aparatos en una plantación de droga, la Guardia Civil propuso al juez destinarlos a colegios de la zona, en lugar de que los aparatos de aire acondicionado se quedaran en un depósito.

Imagen de la plantación de marihuana localizada en la provincia de Teruel.
Imagen de archivo de una plantación de marihuana.
Guardia Civil

Tres institutos de Educación Secundaria de Conil de la Frontera (Cádiz) contarán en sus aulas con los aparatos de aire acondicionado que se usaban hasta este lunes para refrigerar una plantación ilegal de marihuana descubierta en la localidad por la Guardia Civil.

Este peculiar cambio de uso ha sido posible gracias a que el juzgado de instrucción número 2 de Chiclana de la Frontera autorizó la propuesta que le trasladaron los agentes que practicaron ayer lunes la intervención de la plantación de marihuana.

Los agentes hicieron esta petición después de descubrir oculta en una vivienda rural del barrio de El Colorado, en Conil de la Frontera, una plantación de 400 plantas de marihuana listas para su recolección.

La plantación interior disponía de todo un sistema de ventilación y refrigeración para el crecimiento de las plantas que se nutría ilegalmente de la electricidad con un enganche a la red pública.

Los agentes detuvieron a cuatro vecinos de Conil que gestionaban esta plantación, acusados de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.

Tras la intervención, la Guardia Civil de Cádiz ha podido hacer un servicio "pionero" a la sociedad, según fuentes del instituto armado.

Fueron intervenidos seis aparatos de aire acondicionado que, en su curso normal en estos casos, hubieran ido a parar a un depósito judicial en el que, por la falta de uso o de medidas de conservación (muchos de ellos están al aire libre), habrían acabado siendo chatarra.

Sin embargo, el juez encargado de las diligencias autorizó a los agentes a que, esa misma mañana, entregasen los aparatos de aire acondicionado en depósito a tres institutos de la localidad, en una zona en la que el calor del verano suele afectar a las aulas y a sus estudiantes.

Fuentes de la Guardia Civil explican que además se ahorra en el espacio de un depósito judicial por el que el Estado tiene que pagar, sin ningún perjuicio para las diligencias contra los narcotraficantes porque las evidencias recogidas son suficientemente evidentes como para que los aparatos sean innecesarios ante un juicio.

Aunque es la primera vez que se lleva a cabo, la Guardia Civil de Cádiz ya tenía en sus planes esta iniciativa.

Para ello en la zona del Guadalquivir o de Jerez, donde se practican con más frecuencia decomisos de plantaciones de marihuana, ya habían contactado con la fiscalía, la judicatura y los centros de educación para que aquellos que tengan necesidad de aparatos de aire acondicionado para sus instalaciones se apunten en una lista, que se usará en caso de nuevas intervenciones y nuevas autorizaciones judiciales.

La Guardia Civil de Cádiz ya ha hecho un uso social de sus intervenciones en muchas otras ocasiones.

Ya se repartieron hace unos años 45.000 kilos de cous-cous que llegaron en tres contenedores al muelle de Cádiz, disimulando que en uno de ellos había media tonelada de hachís.

Más recientemente, y como siempre después de que un veterinario certifique que un alimento es apto para el consumo y que un juez lo autorice, fueron donados al banco de alimentos de Cáritas unos 25 atunes rojos pescados ilegalmente. 

Etiquetas
Comentarios