Despliega el menú
Nacional

ejército

La prueba en la que murió un soldado se estudiará en profundidad para revisarla

La instrucción suspende la prueba mientras se haga el estudio y se apruebe una nueva norma que la regule.

Militares de la Brigada Paracaidista y helicópteros de las FAMET realizan ejercicios de asalto aéreo en el campo de maniobras de San Gregorio.
Una imagen de archivo de militares de la Brigada Paracaidista y helicópteros de las FAMET realizando ejercicios de asalto aéreo en el campo de maniobras de San Gregorio.
Ejército de Tierra

La Subsecretaría de Defensa ha ordenado suspender la denominada "evaluación física prueba de unidad", que data de 2011 y ahora, tras la muerte de un soldado en Gerona, se estudiará en profundidad con el fin de actualizar sus contenidos y los requisitos para llevarla a cabo.

En una instrucción fechada este lunes, la directora general de Reclutamiento y Enseñanza Militar, María Amparo Valcarce, insta a la suspensión de forma inmediata de esta prueba física que realizan las unidades del Ejército de Tierra.

La prueba, indica la instrucción, data de 2011, aunque "ha sido objeto de varias revisiones". Sin embargo, afirma que "la experiencia acumulada en la realización de la misma" obliga a "acometer un estudio en profundidad a fin de proceder a una actualización total de su contenido y de los requisitos para llevarla a cabo".

Por eso, la instrucción suspende la prueba mientras se haga el estudio y se apruebe una nueva norma que la regule.

Una vez se redacte la nueva normativa, se remitirá al Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra y a la Dirección General de Reclutamiento y Enseñanza Militar para su aprobación.

Esta instrucción se ha publicado después de que el soldado Javier Holgado Ferrero, de 24 años, falleciera este sábado en una clínica de Barcelona tras caer desplomado el pasado jueves por causas que se investigan al término de la prueba física.

El militar, que se había incorporado este año al regimiento de infantería 'Arapiles' de Sant Climent Sescebes (Girona), debió ser atendido tras caer al suelo el jueves al término de un ejercicio.

Tras ser atendido por los servicios médicos militares 'in situ', fue trasladado al Hospital de Figueras (Gerona) y posteriormente evacuado a una clínica de Barcelona, donde finalmente falleció.

El Ejército de Tierra ha transmitido su pésame a familiares y amigos del soldado, que por deseo de la familia será enterrado en un pueblo de la provincia de Salamanca.

Etiquetas
Comentarios