Despliega el menú
Nacional

La posibilidad de encontrar un buen trabajo se triplica según la carrera elegida

Medicina es garantía de empleo, salario digno y de dedicarte a lo que has estudiado y Turismo es el título español con la peor salida laboral.

Un estudio de la Fundación BBVA crea un indicador de inserción laboral de los universitarios españoles
Un estudio de la Fundación BBVA crea un indicador de inserción laboral de los universitarios españoles
HA

Un título universitario no siempre es sinónimo en España de un buen trabajo. Si por buen trabajo se entiende no solo la firma de un contrato sino que el empleo responda a la formación que se ha recibido y que el salario sea acorde con el grado de conocimientos exigido, la elección de una carrera u otra va a ser crucial para conseguirlo. Así lo demuestra un estudio de la Fundación BBVA, que crea un indicador de inserción laboral de los universitarios españoles, que fusiona los tres elementos indispensables para obtener un buen empleo, y que concluye que la titulación elegida es determinante para el futuro laboral del alumno, pues las diferencias entre unas y otras son enormes.

El ranking de buena inserción laboral lo lideran los estudiantes de Medicina que, por el solo hecho de haber cursado este título, tienen el triple de posibilidades de lograr un buen empleo que los que ocupan la cola del centenar de estudios analizados, los graduados en Turismo. El 92% de los médicos que se titularon hace cuatro años tiene trabajo, su empleo se ajusta a su formación en el 99,7% de los casos y cobran de media anual 34.290 euros. Su indicador de inserción laboral es 1,47, casi el triple que el 0,57 de Turismo, con un 65,5% de ocupados entre los graduados de hace cuatro años y un salario de 19.861, pero entre los que solo el 14% trabaja en lo que estudió.

La parte alta de la clasificación la ocupan otras titulaciones de ciencias de la salud (Óptica, Farmacia o Enfermería), las ingenierías (Aeronáutica, Industriales, Computación, Energía o Telecomunicaciones), Matemáticas, y Educación Primaria y Música,como únicas representantes de las Ciencias Sociales. Por contra, en la cola, con los peores índices de inserción laboral, son todos estudios de Ciencias Sociales y Humanidades (Gestión Pública, Criminología, Comunicación, Historia del Arte, Bellas Artes, Relaciones Laborales o Geografía, entre otros).

La diferencia por ramas de estudio es tan evidente que el informe demuestra que hasta el 78% de los que hace cuatro años se titularon en alguna ingeniería o arquitectura tienen una inserción laboral superior a la media y que, en cambio, el 80% de los graduados entonces en Ciencias Sociales y el 86% de los titulados en Humanidades están por debajo de la media y no han logrado lo definido como un buen empleo.

La razón de estos resultados, indican los expertos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), autores del estudio, es que los títulos con mejor índice de inserción son los que más se ajustan a las necesidades de la sociedad y del mercado actuales y futuros, que, con la digitalización y automatización, demanda expertos en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas; con el envejecimiento de la población precisa profesionales de la salud; y que, con la extensión de la educación temprana y la formación permanente, necesita profesores.

Escasa empleabilidad

Pero lo que más preocupa a los autores no es solo la diferencia de inserción laboral entre unos estudios y otros sino el "serio desajuste" que detectan entre la oferta formativa de las universidades españolas y la "empleabilidad": la inexistente relación entre la cantidad de titulados de muchas carreras y sus bajas posibilidades de lograr un buen empleo por no responder a la demanda social. Hay muchas carreras, dicen, con demasiados alumnos y muy bajo índice de inserción.

Si la referencia son los bajos niveles de ocupación laboral de miles de estudiantes que lograron hace cuatro años sus títulos, destacan Bellas Artes e Historia del Arte. La primera con 2.319 titulados en 2014 y solo un 51% con trabajo, y la segunda con 1.160 graduados y un 55,3% de ocupados. Unos 20 puntos por debajo de la media. Si el parámetro sobre el que se pone la lupa es la proporción de licenciados que trabajan en lo suyo, sobresalen Turismo -con 2.600 graduados y solo un 14% en empleos acordes a su formación-, Relaciones Laborales -con 2.911 titulados y un 24,3%-, o Publicidad y Relaciones Públicas (2.941 y un 29,3%).

No se salvan de este enorme desfase entre oferta y demanda carreras masificadas como Derecho y Administración de Empresas, ambas con una inserción laboral claramente por debajo de la media. De los 13.241 titulados en Derecho en 2014 solo han logrado un empleo el 54,7% y la mitad fuera de su perfil de formación. De los 18.237 graduados en Administración de Empresas, el 76,8% tiene un contrato, pero solo el 35,9% es acorde a su cualificación.

Los expertos del Ivie realizan dos recomendaciones. La primera para las universidades y las administraciones públicas. "La diversidad de resultados de inserción laboral de las titulaciones aconseja que lo tengan muy en cuenta al planificar la oferta de estudios". La segunda para los estudiantes y sus familias. Que se asesoren bien sobre las posibilidades o no de lograr un buen empleo que les ofrece cada una de las titulaciones académicas antes de optar por una carrera u otra.

Etiquetas
Comentarios