Despliega el menú
Nacional

Cataluña eclipsa las elecciones a once días de que empiece la campaña

El seguimiento de los graves hechos acaecidos en Cataluña le ha obligado a cambiar el efoque de los discursos y las agendas de los candidatos a las generales.

Imagen de uno de los radicales que han protagonizado actos vandálicos en las calles de Barcelona
Imagen de uno de los radicales que han protagonizado actos vandálicos en las calles de Barcelona
Efe

Los altercados violentos en calles de Cataluña durante las últimas noches ha eclipsado los mensajes electorales de los partidos y ha alterado por completo las estrategias y las agendas de los comicios del 10 de noviembre, cuya campaña comenzará oficialmente dentro de once días.

Tras dos semanas repletas de actos de carácter electoral, el secretario general del PSOE y presidente en funciones, Pedro Sánchez, únicamente se ha movido de Moncloa en los últimos siete días para asistir al Consejo Europeo que debía ratificar el acuerdo para la salida de la UE de Reino Unido.

El seguimiento de los graves hechos acaecidos en Cataluña le ha obligado a cancelar totalmente su agenda, al menos hasta mañana, cuando Sánchez retomará la carrera electoral en Alcázar de San Juan (Ciudad Real).

Los mensajes de precampaña han quedado en segundo plano, aunque ya en el PP y en Cs comienzan a relacionar la gestión del Gobierno de los altercados de Barcelona y otras ciudades catalanas con la necesidad de que el 10N traiga un cambio político.

El foco está en los enfrentamientos que estos días han tenido manifestantes de grupos radicales con agentes de los Mossos y de la Policía Nacional.

Según los datos facilitados este domingo por el ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ya son 288 los agentes heridos de los distintos cuerpos policiales, uno de ellos en estado muy grave y en la UCI por un traumatismo craneoncefálico.

Gente tirando bolsas de basura en las calles de Barcelona
Gente tirando bolsas de basura en las calles de Barcelona
Efe

El ministro ha comparecido un día más ante los medios porque este domingo se ha reunido el Comité de Seguimiento de Cataluña, presidido por Sánchez.

Marlaska ha destacado que los altercados violentos se enmarcan en un "problema de estricto orden público" que requiere, como vía de solución, la legítima actuación de las fuerzas de seguridad.

Si la vertiente policial del conflicto catalán parece encarrilarse al ir los disturbios "a menos", en palabras del ministro, la vertiente política parece enquistarse, pues este domingo, por segundo día consecutivo, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha intentado sin éxito hablar con Sánchez por teléfono para encauzar un proceso de diálogo.

Fuentes de Moncloa apuntaron que el jefe del Ejecutivo no atenderá a Torra hasta que condene rotundamente la violencia y Marlaska lo ha reiterado: el presidente catalán debe condenar la violencia "rotundamente y sin matices", y además, centrar su discurso en la convivencia pacífica de los ciudadanos.

Sin embargo, para el líder del PP, Pablo Casado, las vertienes policial y política de la crisis de Cataluña han "desbordado" al Gobierno, en particular a Sánchez.

Debido a ello, se ha erigido en la "alternativa" y en la garantía de que "la unidad y la convivencia" volverán. Su hipotético Gobierno, ha continuado Casado durante un acto en Toledo programado para hablar de empleo y pensiones, será firme en la toma de decisiones, lo contrario del actual.

"Sánchez ha fracasado", ha proclamado, y no sólo porque no esté sabiendo afrontar la ola de violencia, sino porque ya antes había demostrado su inoperancia para afrontar los indicios de desaceleración económica.

Casado ha puntualizado que en las elecciones del 10N estarán en juego precisamente estos dos factores: la gestión de la economía y la gestión de Cataluña.

La vicesecretaria general de los socialistas, Adriana Lastra, ha respondido al PP con una petición: que se ponga de lado del Gobierno y demuestre su visión de Estado.

El líder de Cs, Albert Rivera, ha sido contundente este domingo durante el acto que ha protagonizado en Barcelona ante unas 1.700 personas, según las estimaciones de la Guardia Urbana.

Aunque se ha planificado como una concentración en defensa de la unidad de España y contra el independentismo, el aire electoral ha estado presente en el evento.

Así, ha dicho que su deseo es ser presidente del Gobierno para "meter en la cárcel" a quienes pretende romper España.

Acto de Rivera este domingo
Acto de Rivera este domingo
Efe

Mientras PP y Cs abogan por la aplicación del artículo 155 de la Constitución, y por tanto, por el cese de Torra, Unidas Podemos pide moderación.

La portavoz de la formación en el Congreso, Irene Montero, ha exigido a Sánchez desde Alicante que no emule a Mariano Rajoy ni en la gestión de la crisis de Cataluña ni en la de la probable crisis económica, cuestión ésta que Unidas Podemos quiere movilizar durante su campaña.

Para Montero, hay "electoralismo" en cómo Sánchez está actuando respecto a Cataluña.

El candidato de Más País a la Presidencia del Gobierno, Íñigo Errejón, ha exigido soluciones políticas basadas en el diálogo, y por ello, ha instado a Sánchez a que atienda a Torra aunque sus posiciones estén muy distanciadas.

Por el diálogo ha abogado también la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El arranque de la campaña, el 1 de noviembre, se acerca sin que amaine por el momento la tensión procedente de Cataluña. 

Etiquetas
Comentarios