Despliega el menú
Nacional

Fiesta nacional

Los Reyes presiden el desfile del Día de la Fiesta Nacional con un inicio accidentado

Don Felipe y doña Letizia han sido saludados con vítores y aplausos de cientos de personas apostadas en los laterales desde primeras horas de la mañana. Al comenzar el acto, el paracaidista encargado de descender con la bandera se ha quedado enganchado de una farola. 

 Los reyes Felipe y Letizia, acompañados de sus hijas, Leonor y Sofía, han llegado poco antes de las 11 de este sábado a la Plaza de Lima de Madrid para presidir el desfile del Día de la Fiesta Nacional. El desfile del Día de la Fiesta Nacional ha comenzado accidentado, cuando el paracaidista encargado de descender con la bandera de España hasta la tribuna presidida por los Reyes se ha quedado enganchado de una farola y ha tenido que ser rescatado por sus compañeros.

Don Felipe y doña Letizia han sido saludados con vítores y aplausos de cientos de personas apostadas en los laterales desde primeras horas de la mañana y a su llegada a la tribuna real han sido recibidos por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que asiste junto con todos los ministros y los presidentes de todas las comunidades autónomas, salvo Cataluña y País Vasco.

A la cita han acudido los miembros del Gobierno en funciones y los representantes de algunos de los principales partidos políticos

La cúpula de Defensa, políticos nacionales, autonómicos y locales, diplomáticos y representantes de las altas instituciones del Estado se encuentran desde primera hora en la tribuna de autoridades, situada a la altura del estadio Santiago Bernabéu.

Allí han aguardado la llegada de los reyes charlando de forma distendida Sánchez, la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles; el alcalde y la presidenta de la Comunidad de Madrid, José Luis Martínez-Almeida e Isabel Martínez Ayuso, el general Fernando Alejandre, jefe del Estado Mayor de la Defensa.

A la llegada del presidente del Gobierno en funciones se han escuchado gritos de "fuera, fuera" desde una zona lejana al punto de reunión de las autoridades institucionales, y posteriormente se han replicado abucheos puntuales antes de la llegada de los reyes.

En el Paseo de la Castellana, cortado desde primeras horas de la mañana, esperaban miles de militares, más de 150 vehículos y cientos de caballos que desfilarán entre las plazas de Cuzco y San Juan de la Cruz animados por los miles de ciudadanos que, agitando banderitas españolas, les animan y jalean.

El inicio de la parada militar lo marca el descenso desde 1.500 metros de altura de dos paracaidistas del Ejército de Tierra, uno de ellos ejerciendo de guía y el segundo portando la enseña nacional, con la que debería haber caído justo enfrente de la tribuna de autoridades en la que se sitúan los Reyes y sus dos hijas acompañados por las más altas autoridades del Estado y militares.

Sin embargo, a pocos metros de tocar el suelo, el cabo primero Luis Fernando Pozo Dionisio se ha quedado enganchado de una farola sobre una grada situada a la derecha de la de autoridades, donde se encuentran los principales líderes políticos y otras autoridades civiles y militares.

El paracaidista ha quedado colgando de la farola durante unos minutos hasta que ha sido rescatado por un VAMTAC del Ejército de Tierra, un vehículo ligero dotado con una cesta-grúa. Pese a que en suelo le estaban esperando los servicios médicos, el militar ha descendido por su propio pie y sin lesiones aparentes arropado por los aplausos del público cercano.

Fuentes del Ministerio de Defensa han informado de que el cabo primero se encuentra en perfectas condiciones tras pasar reconocimiento médico y el Rey, que se ha interesado por su estado, le saludará una vez finalizado el desfile.

El cabo primero, que tiene una larga experiencia con 600 saltos en paracaídas, ha logrado bajar de la farola y con el casco aún puesto ha abandonado el desfile entre fuertes aplausos del público.

El profesional ha sido rescatado sano y salvo por una grúa

También el Ejército de Tierra ha mostrado su apoyo al paracaidista a través de su cuenta de Twitter: 

Este incidente no ha sido óbice para que continuara el acto como estaba previsto una vez que la gran bandera que portaba el paracaidista ha sido recogida para ser izada en un acto de honores a los caídos por España. En este punto ha llegado la segunda sorpresa de la jornada cuando la soprano Ainhoa Arteta ha sido la encargada de entonar 'La muerte no es el final'. 

Participan en el desfile, en total, 4.500 efectivos de los tres Ejércitos, 150 vehículos militares y de la Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Salvamento Marítimo y Protección Civil, y destacamentos de caballería. 

Recepción en el Palacio Real

La recepción de los reyes en el Palacio Real con motivo de la celebración de la Fiesta Nacional ha comenzado a primera hora de la tarde de este sábado con el saludo de Felipe VI y doña Letizia a los representantes de los poderes del Estado.

Los reyes se han trasladado al Palacio tras presidir el tradicional desfile militar por el 12 de octubre, en el que han estado acompañadas por la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Ya sin ellas, el monarca y doña Letizia han iniciado la recepción saludando en el Salón del Trono al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y a su esposa, Begoña Gómez.

Es la segunda ocasión que Felipe VI tiene que presidir los actos por el 12 de octubre con un Gobierno en funciones, ya que en 2016 Mariano Rajoy se encontraba en esa misma situación y no fue investido de nuevo presidente hasta días después de la Fiesta Nacional.

También es la segunda ocasión en que Pedro Sánchez acude a la recepción en el Palacio Real como presidente.

El año pasado protagonizó junto a su esposa la anécdota de la recepción cuando, por un malentendido de protocolo, tras estrechar la mano de los reyes, se situaron unos instantes en la línea de saludo en vez de seguir avanzando.

Este sábado, tras saludar a los reyes, Sánchez y Begoña Gómez han continuado unos pasos hasta el lugar fijado para la recepción mientras don Felipe y doña Letizia continuaban recibiendo a los representantes del resto de poderes del Estado.

Así, tras el presidente del Gobierno en funciones y su esposa, los reyes han saludado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y al del Senado, Manuel Cruz (ambos estrenan también condición este año), así como al del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, y al del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes.

Después ha sido el turno de los miembros del Gobierno de Sánchez encabezados por su vicepresidenta, Carmen Calvo.

Entre las autoridades presentes también en la recepción han estado los presidentes autonómicos, excepto los de Cataluña y País Vasco.

Para muchos de ellos ha sido la primera ocasión que asisten a este acto ya que han ocupado el cargo de presidente regional tras las elecciones autonómicas del pasado mes de mayo.

Es el caso de María Chivite, presidenta de Navarra y cuya predecesora en el cargo, Uxúe Barkos, había declinado asistir en los últimos años a ese acto en el Palacio Real.

Ha sido también la primera ocasión en la que ha acudido el presidente de Vox, Santiago Abascal, al que han saludado los reyes tras hacer lo propio con otros líderes que repetían presencia como el del PP, Pablo Casado, y el de Ciudadanos, Albert Rivera.

Todos ellos forman parte de los 1.300 invitados entre los que se encuentran representantes de los diversos ámbitos de la sociedad.  

Etiquetas
Comentarios