Despliega el menú
Nacional

El juez manda a prisión a los siete CDR detenidos por terrorismo y la decisión genera una gran bronca en el Parlament

El líder parlamentario de Cs, Carlos Carrizosa, fue expulsado del hemiciclo tras reprochar a los independentistas su apoyo a los encardelados. "Me siento amenazado por aquellos que respaldan el terrorismo", dijo.

Momento de tensión en el Parlament
Momento de tensión en el Parlament
Efe

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ordenó este jueves a instancias de la Fiscalía el ingreso en prisión incondicional, sin fianza, de los siete miembros del llamado Equipo de Respuesta Táctica (ERT) detenidos el pasado lunes en la 'operación Judas'. Se trata de una organización radical vinculada a los Comités de Defensa de la República (CDR), "que dispone de una estructura jerarquizada que pretende instaurar la república catalana por cualquier vía, incluidas las violentas", señala el auto.

El magistrado entiende que en el presente caso concurren los requisitos para acordar la prisión: gravedad de las penas que conllevan los delitos que se les imputan -pertenencia a organización terrorista, fabricación y tenencia de explosivos y conspiración para causar estragos-, la capacidad de destruir pruebas que tendrían los detenidos en caso de estar en libertad, la posible sustracción a la acción de la Justicia o la reiteración delictiva.

Traslado de los detenidos al juzgado
Traslado de los detenidos al juzgado
Efe

En los autos de prisión, el juez individualiza las acciones concretas que atribuye a cada uno de los investigados, así como su función dentro de la organización. Afirma que el ERT tiene capacidad suficiente "como para llevar a cabo tácticas y maniobras con un alto nivel de profesionalización" y añade que los investigadores "fueron testigo el 15 de septiembre de 2018 de una maniobra orquestada que se gestó en la máxima clandestinidad. En la citada estrategia se planteaba el encuentro con una persona que por la reacción de los integrantes al conocer su identidad debía tener un componente peligroso". Fuentes jurídicas señalaron que esta persona es un histórico exdirigente de Terra Lliure (organización terrorista de carácter indepedentista que se considera disuelta).

Los siete encarcelados comparecieron este jueves durante casi cuatro horas, después de que dos de ellos admitieran ante la Guardia Civil haber comprado y hecho pruebas para la fabricación de artefactos para "meter ruido" el próximo 1 de octubre, según señalaron fuentes policiales. Los encarcelados son Eduard Garzón, Xavier Buigas, David Budria, Jordi Ros, Xavier Duch, Ferran Solis y Alexis Codina. Todos conocidos miembros de colectivos independentistas catalanes.

El portavoz de Ciudadanos ha sido expulsado del hemiciclo.

Bronca parlamentaria

Tras esta decisión judicial, el debate de política general en el Parlament finalizó con una tensa bronca entre diputados independentistas y la bancada de Ciudadanos, que concluyó con la expulsión del líder parlamentario de la formación naranja, Carlos Carrizosa, y la convocatoria urgente de la Junta de Portavoces.

Primero fueron los cuatro diputados de la CUP los que abandonaron el hemiciclo del Parlament, en plenas votaciones de las propuestas de resolución del debate de política general, en protesta por la prisión decretada para los siete detenidos el lunes.

Al terminar las votaciones, Gemma Geis (JxCat) y Sergi Sabrià (ERC) solicitaron, como había propuesto la CUP, la celebración de una reunión de la Junta de Portavoces para abordar una respuesta a la decisión del juez García Castellón.

La orden de prisión generó una gran bronca en la Cámara catalana.

Acto seguido, diputados de JxCat y ERC, algunos de ellos en pie, lanzaron gritos de "libertad" -entre ellos el presidente de la Generalitat, Quim Torra, al lado de un vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, más comedido-, lo que desató una bronca con la bancada de la oposición, especialmente con el grupo de Ciudadanos, cuyo presidente, Carlos Carrizosa, manifestó su "inmensa vergüenza" por estas muestras de apoyo a los encarcelados y dijo sentirse "amenazado por aquellos que respaldan el terrorismo".

Carrizosa cuestionó además que la reunión urgente solicitada por los grupos independentistas estuviese "amparada" por el reglamento de la cámara catalana.

En medio del griterío en el hemiciclo, con improperios cruzados entre diputados de uno y otro lado y con el ambiente cada vez más crispado, el presidente del Parlament, Roger Torrent, dio por finalizada la sesión, lo que enervó a los grupos que estaban pidiendo la palabra.

Finalmente, y en pleno desconcierto, con diputados marchándose del hemiciclo y encarándose unos con otros, Torrent  reabrió el turno de palabras para abrir el micrófono al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que en un mensaje a Cs pidió respeto por la "presunción de inocencia" de los siete encarcelados y, dirigiéndose a los independentistas, llamó a la "serenidad" y a evitar que el Parlament "entre en colisión" con el Poder Judicial.

Mientras tanto, Torrent tuvo que llamar al orden a Carrizosa hasta en tres ocasiones por estar insistiendo en intervenir sin tener el uso de la palabra.

Rubén Wagensberg, uno de los primeros diputados de ERC en abandonar el hemiciclo, se dirigió a los escaños de Ciudadanos para recriminarles su actitud, lo que generó, a su vez, una airada reacción de varios de los parlamentarios naranjas, con quienes también se encaró el republicano Ernest Maragall.

A continuación habló el presidente del PPC, Alejandro Fernández, que puso en duda la "neutralidad" de Torrent a la hora de regular los debates, ya que no reprendió a los diputados independentistas que gritaban "libertad" en medio del pleno.

Fernández dijo respetar la "presunción de inocencia" de los encarcelados, pero  reivindicó asimismo el "derecho" de la Guardia Civil y de la Justicia a que "se preserve su honor", ya que "España es una gran democracia del mundo", afirmó, mientras su compañero de filas, Santi Rodríguez, se quejaba a Torrent por los "insultos" proferidos desde la tribuna de invitados.

La portavoz de los comunes en el Parlament, Susanna Segovia, intervino para "lamentar la imagen" dada por algunos diputados, con sus "gritos y golpes en la mesa", si bien avaló la reunión de la Junta de Portavoces ante esta "situación de excepcionalidad".

Bronca en el Parlament
Bronca en el Parlament
Efe

Carrizosa, a quien Torrent ya había advertido de que tendría que marcharse del hemiciclo si seguía interrumpiendo la sesión, fue finalmente llamado al orden por cuarta vez, por lo que el presidente del Parlament lo expulsó.

Mientras él y los demás diputados de Ciudadanos abandonaban sus escaños, Carrizosa se encaró con parlamentarios de la bancada independentista, en medio de un clima de gran tensión.

Toda la escena la siguieron los diputados de la CUP desde la sala de prensa, lugar desde el que esperaban que se terminara la sesión plenaria para hablar ante las cámaras. 

Etiquetas
Comentarios