Despliega el menú
Nacional

cataluña

La juez del TSJC que ordenó impedir el 1-O será la ponente del juicio a Torra

El presidente de la Generalitat afronta una petición de la Fiscalía de inhabilitación durante un año y 8 meses por no retirar a tiempo lazos amarillos y símbolos partidistas en edificios públicos en campaña electoral.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante el pleno del Parlament.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante un pleno del Parlament.
Efe

La magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Mercedes Armas, que ordenó a las fuerzas de seguridad cerrar los puntos de votación del 1-O "sin alterar la normal convivencia ciudadana", será la ponente del juicio por desobediencia al presidente de la Generalitat, Quim Torra.

El tribunal catalán ha fijado para el 25 y 26 de septiembre el juicio a Torra por desobediencia a la Junta Electoral (JEC), por no retirar a tiempo lazos amarillos y símbolos partidistas en edificios públicos en campaña electoral, en el que el presidente afronta una petición de la Fiscalía de inhabilitación durante un año y ocho meses.

Como es preceptivo en los juicios que se llevan a cabo en el TSJC, el tribunal que juzgará a Torra lo liderará el presidente del alto tribunal catalán, Jesús María Barrientos, a quien secundarán la magistrada Mercedes Armas, que será ponente, y el juez Joaquín Elías, actualmente adscrito al área de refuerzo de este órgano judicial.

Armas dictó el 27 de septiembre de 2017 un auto en el que ordenaba a las fuerzas de seguridad impedir las votaciones y cerrar los centros de votación del 1-O, pero "sin alterar la normal convivencia ciudadana".

La magistrada renunció en febrero pasado a formar parte del tribunal que deberá juzgar por desobediencia a los compañeros de Carme Forcadell en la Mesa del Parlament, en un procedimiento en el que también había sido designada ponente.

En este caso, Armas renunció a formar parte del tribunal porque en su día decidió que había base para citar a declarar como investigado por desobediencia grave a Joan Josep Nuet, uno de los seis diputados pendientes de ir a juicio, pese a que no había sido incluido como tal en la querella inicial de la Fiscalía que dio pie a este procedimiento.

Etiquetas
Comentarios