Nacional

andalucía

La oposición pide retirar la campaña andaluza contra la violencia de género

Acusa al gobierno de banalizar a las víctimas y ceder ante la ultraderecha al hablar de maltrato y no de violencia machista. La Junta defiende la iniciativa y acusa al PSOE de romper el consenso en este tema.

Una de las imágenes de la última campaña contra la violencia de género difundida por la Junta de Andalucía.
Una de las imágenes de la última campaña contra la violencia de género difundida por la Junta de Andalucía.
Junta de Andalucía

Los partidos de la oposición en Andalucía y numerosos colectivos feministas reclaman la retirada de la última campaña contra la violencia de género difundida por la Junta de Andalucía que, con el lema 'Ella ha sufrido malos tratos. Pero la vida siempre es más fuerte', difunde diversos retratos de supuestas víctimas sonrientes y felices y el mensaje 'Denuncia. Vive'. 

Mientras que el ejecutivo andaluz de PP y Cs defiende la campaña al entender que se puede sensibilizar "sin recrear el dolor", PSOE y Podemos Andalucía ponen el acento en que en vez de activar la ley andaluza que debe proteger a las víctimas, se aborda la violencia machista desde una perspectiva "frívola" con una campaña que obvia la figura del agresor y esconde el término 'violencia de género' sustituyéndolo por el de 'malos tratos'.

La campaña, cofinanciada entre el pacto de Estado contra la Violencia de Género y la Consejería de Igualdad con 1,2 millones de euros, ha suscitado un aluvión de críticas desde su presentación hace una semana. Y más tras conocerse que las imágenes no pertenecen a víctimas reales, sino que son fotos de modelos tomadas de un archivo de imágenes, y que ya se usaron con anterioridad en clínicas dentales o productos bancarios.

Los partidos de la oposición ven tras ella la influencia de Vox, que desde su aparición en el parlamento andaluz ha logrado abrir fisuras en un asunto sobre el que había pleno consenso, la violencia de género, con su discurso negacionista. Desde ese momento, y tras los acuerdos con la formación ultraderechista para la investidura y los presupuestos, la administración regional ha ido asumiendo conceptos defendidos por esta formación, como el reconocimiento a la violencia intrafamiliar o la negación de la brecha salarial en la administración regional.

En este caso, ven esa influencia en la desaparición del término "violencia de género", institucionalizado para hablar de la violencia machista, y su sustitución por el término "malos tratos". Desde el PSOE afean además que no se haga alusión al maltratador y se ponga todo el peso en que la obligación de que sea la mujer quien denuncie. "El camino de la denuncia no es fácil ni para sonreír, sino que es duro, largo y con complicaciones", subrayó la formación morada.

El ejecutivo de PP y Cs, sin embargo, defiende el cambio de enfoque en la campaña y acusa a la oposición de uso partidista del sufrimiento de las mujeres. "Es deleznable usar la violencia de género como arma política. Si alguien cree que así arañará un puñado de votos, allá ella o él", afirmó el presidente andaluz Juan Manuel Moreno Bonilla (PP). 

La responsable de Igualdad, Rocío Ruiz, acusó al PSOE de romper el consenso sobre violencia de género en su "descontrolada estrategia de oposición". "Jamás nadie ha atacado de esta manera una iniciativa que busca demostrar que las mujeres pueden salir adelante, que hay futuro tras el calvario de la violencia de género", señaló, anunciando que estudian medidas legales contra quienes han modificado los anuncios para añadir señales de golpes y magulladuras.

Etiquetas
Comentarios