Nacional

Opinión

La dificultad de juntar a varios erizos

ACTUALIZADA 26/07/2019 A LAS 02:00
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez
Agencias

La política española está hoy bajo el síndrome de lo que Schopenhauer definió como el ‘dilema del erizo’: los erizos se ven obligados a permanecer cerca unos de otros para combatir el frío, pero el exceso de proximidad les hace daño porque se clavan las púas, por eso deben buscar permanentemente una distancia óptima que les dé calor, sin dañarles más allá de lo imprescindible.

Así, también Sánchez, Casado, Rivera e Iglesias necesitan juntarse de algún modo para no meterse en el embrollo de una repetición de elecciones, pero el exceso de proximidad les daña. Y no se trata de un problema de incompatibilidad ideológica: hay espacios de acuerdo posible en cuestiones económicas y sociales entre el PSOE, Ciudadanos y el PP. Sin embargo, la suma más estable (PSOE+Cs) está bloqueada por aversiones personales. Y lo mismo ocurre con otras alternativas, bien a la portuguesa (PSOE+Podemos) o a la alemana (PSOE+PP).

Como si fueran erizos con las púas afiladas, Rivera siente tanto rencor hacia Sánchez que prefiere que lo arropen los independentistas para así reprochárselo. Si PSOE y Podemos no han llegado a un acuerdo es por la incompatibilidad de Sánchez e Iglesias. Y si el centro y la derecha andan a la greña es por los recelos y el miedo a los efectos de mezclarse con Abascal.

La solución a la pregunta de si habrá repetición de elecciones está en la búsqueda del equilibrio en la relación entre Sánchez y Rivera. Aunque todavía le duelan a cada uno los pinchazos del otro.

Etiquetas