Nacional

POLÍTICA

IU reclama a Podemos que renuncie al Gobierno de coalición

La formación de Alberto Garzón apuesta por firmar un acuerdo programático con una manifiesta vocación progresista.

El líder de IU, Alberto Garzón, en la primera sesión de investidura.
El líder de IU, Alberto Garzón, en la primera sesión de investidura.
Efe

La investidura fallida de Pedro Sánchez comienza a pasar factura interna a Podemos. Ya ocurrió en 2016, cuando tras el 'no' al candidato socialista comenzó a gestarse la escisión 'errejonista', y vuelve a suceder ahora, esta vez con Izquierda Unida como protagonista. La formación que lidera Alberto Garzón emitió ayer un comunicado en el que reclama a Pablo Iglesias que renuncie a entrar en el Gobierno de coalición a cambio de firmar con el PSOE un ambicioso acuerdo programático con una manifiesta vocación progresista.

"Creemos que el Grupo Parlamentario de Unidas Podemos debe exigir un acuerdo en torno a las bases programáticas establecidas en el acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, aún en el supuesto de que no existiera acuerdo para constituir un Gobierno de coalición con el PSOE, con el fin de evitar una nueva repetición electoral", sostiene el comunicado. Todo un torpedo en la línea de flotación de Unidas Podemos.

IU ya había dejado claro a lo largo de los últimos tres meses que no coincidía con la condición 'sine qua non' de sus aliados de entrar a toda costa en el Ejecutivo. De hecho, sus bases votaron de forma mayoritaria la semana pasada apoyar a Sánchez a cambio de un pacto programático.

El jueves, apenas dos horas antes de la votación clave de la investidura, la dirección de IU decidió la abstención de sus seis diputados, independientemente de la decisión que adoptase después Podemos. Esta fue sumarse a esa abstención, pero si, movidos por el resquemor con los socialistas, los de Iglesias se hubieran decantado por el 'no', el grupo parlamentario habría roto por primera vez la unidad de voto.

Las imágenes de Garzón, inmóvil en su escaño, mientras los diputados morados aplaudían ayer el discurso de su líder evidenció también que la investidura ha distanciado a los dos principales socios de la coalición izquierdista. Y podría hacerlo aún más. Los principales dirigentes de Podemos insistieron este viernes en que no renunciarán a un gobierno de coalición en el que su formación ocupe la parcela de poder que creen merecer. Para lograrlo, Podemos abogó por retomar sin dilación las negociaciones este agosto para evitar la repetición electoral.

"Ni hay por qué esperar a septiembre ni hay vacaciones que valgan", señaló Irene Montero en una entrevista en Radio Cable. Su compañero de filas Pablo Echenique vaticinó que habrá un gobierno de coalición y será antes de septiembre. Lo dijo, en cualquier, antes de que Carmen Calvo cerrase las puertas del Consejo de Ministros a dirigentes podemistas.

La propuesta socialista

El PSOE ha encontrado en IU un inesperado aliado. De hecho, lo que pide la formación de Garzón es la misma propuesta inicial de los socialistas: un Gobierno monocolor basado en un programa negociado a partir de los frustrados Presupuestos que de forma solemne firmaron Sánchez e Iglesias en la Moncloa el pasado octubre. El líder morado, en cambio, mantiene que sin sus ministros vigilando al PSOE el presidente del Gobierno pactará las grandes medidas económicas con PP y Ciudadanos mientras saca adelante propuestas sociales cosméticas por la izquierda. Más aún, teme que el acuerdo que se firme pueda quedar reducido a papel mojado una vez se supere la investidura.

No es que IU se fíe del PSOE, con el que incluso puede mantener mayores diferencias ideológicas que Podemos. La razón que le mueve a renunciar a formar parte del Ejecutivo es evitar unas nuevas generales que supondrían "un riesgo innecesario e inasumible"que "solo beneficiaría a las derechas", explica la formación que lidera Garzón en el comunicado.

Etiquetas
Comentarios