Nacional

debate de investidura

Calvo confirma que el PSOE acepta dar una vicepresidencia a Irene Montero y llama a Echenique para negociar

Ha rechazado la idea de que lo que el PSOE ha ofrecido a Unidas Podemos sean ministerios o competencias "decorativas", como este lunes sugirió Iglesias.

Comienza la segunda jornada de la investidura de Pedro Sánchez, que concluirá con la primera votación en la que el candidato necesitaría mayoría absoluta.
La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo.
Agencias

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha confirmado que los socialistas han aceptado la petición de Unidas Podemos de dar una vicepresidencia en el Ejecutivo a Irene Montero.

En declaraciones en el patio del Congreso, Calvo ha asegurado que el PSOE seguirá negociando con Unidas Podemos hasta el "último minuto" antes de la última votación de investidura a pesar de que ayer Pablo Iglesias "complicó" este proceso con su discurso, y ha recalcado que su partido no ha ofrecido a la formación morada políticas "decorativas".

Además, la vicepresidenta Carmen Calvo ha avanzado este martes que el equipo negociador del Gobierno ya ha llamado al responsable de Acción de Gobierno y Acción Institucional de Podemos, Pablo Echenique, para presentarle una nueva oferta y "seguir negociando" la investidura de Pedro Sánchez.

Calvo ha hecho estas declaraciones a los periodistas tras reunirse en el Congreso, al término de la investidura fallida y durante tres horas y media, con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

Si bien fuentes socialistas han informado de que el PSOE quiere convocar a una "reunión formal" al equipo negociador de Unidas Podemos, Calvo ha dicho: "Nos reuniremos cuando podamos".

El PSOE ha admitido que debía tomar la iniciativa una vez que las negociaciones con Unidas Podemos habían encallado al considerar su líder, Pablo Iglesias, que la última oferta de los socialistas era que formaran parte del Gobierno como "un mero decorado".

Fuentes socialistas se han mostrado optimistas sobre la nueva oferta y han señalado que "si queda racionalidad, hay solución".

Calvo ha confirmado que los socialistas mantienen su última oferta a Unidas Podemos, que según ha dicho es "respetuosa" con las reclamaciones de ese partido y "respetable" para los perfiles políticos de sus dirigentes.

Además, a preguntas de los periodistas sobre si se puso sobre la mesa una vicepresidencia social para Irene Montero, Calvo ha confirmado esta cuestión.

"Es conocido", ha dicho, que su partido aceptó la petición que le hizo Unidas Podemos de dar a una persona "muy importante en su liderazgo" en el partido morado "un rango importante en el Gobierno".

La vicepresidenta en funciones ha asegurado que a su partido le sorprendió mucho el discurso de aste lunes de Iglesias, que colocaba en una "posición más complicada" la negociación, a pesar de lo cual ha insistido en la voluntad de seguir negociando y ha prometido que su partido no va a levantarse de la mesa en ningún momento.

Tras reprochar a Iglesias que este lunes desvelara detalles de la negociación, Calvo no ha querido confirmar ningún extremo de la propuesta de los socialistas a Unidas Podemos -excepto el de la vicepresidencia-, porque ha defendido que este trabajo se haga de forma discreta y prudente.

En todo momento ha rechazado la idea de que lo que el PSOE ha ofrecido a Unidas Podemos sean ministerios o competencias "decorativas", como este lunes sugirió Iglesias.

Por el contrario ha asegurado que la propuesta es de que se hagan cargo de "políticas muy importantes" y "áreas de trabajo" muy "atractivas" y que llevan el "sello de la izquierda".

"No hemos puesto piezas menores" sobre la mesa, ha insistido Calvo, quien por otro lado ha insistido en que un acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos no da aún la mayoría necesaria para la investidura ni para que haya estabilidad en la legislatura. Una estabilidad que, ha recalcado, se necesita para poder trabajar.

La vicepresidenta del Ejecutivo ha lamentado en más de una ocasión la "forma" del discurso de Pablo Iglesias ayer, que en su opinión "ayudaba poco". Y ha insistido en pedir "respeto y tranquilidad" en este momento, de forma que las dos partes -su partido y Unidas Podemos- eviten elementos o declaraciones públicas que "puedan entorpecer" la negociación.

Ha recalcado, además, que los socialistas apuestan en todo momento por negociar, que no es otra cosa que conseguir que "no haya vencedores ni vencidos" y que todos estén "dispuestos a cumplir" lo acordado.

Por otro lado, Calvo ha vuelto a defender la propuesta de Pedro Sánchez de reformar la Constitución para evitar bloqueos en la investidura y ha lamentado que no se haya "querido entender".

Al mismo tiempo, desde la formación morada creen que lo que finalmente va a primar es lo que salió de la consulta a los inscritos y que es "un gobierno de coalición". "No hay cultura de coalición en España y el PSOE es un partido centenario que está procesando esta idea", han comentado estas fuentes que se han decantado por esperar a lo que proponga el Gobierno en funciones "en la nueva oferta".

Etiquetas
Comentarios