Nacional

encuesta henneo/Metroscopia

Los españoles piden una reforma electoral para evitar bloqueos

Un 90% de los votantes creen que debe existir una mayor proporción entre votos y escaños. Limitar los tiempos para pactar o investir directamente al más votado, otras reformas. El pesimismo sobre la situación política de España ha crecido diez puntos en el último año.

Gráfico de la encuesta política de Henneo
Gráfico de la encuesta política de Henneo
Heraldo.es

Cambios en el sistema. Esa es la petición que hacen los votantes vista la situación de bloqueo político que vive España. La situación de incertidumbre cuando ya han pasado casi tres meses desde las elecciones provoca cierto hartazgo en la ciudadanía, que en su mayoría exige reformas del sistema electoral para evitar estos bloqueos. La modificación más demandada es la que tiene que ver con la proporcionalidad: un 90% de los españoles piden que exista una mayor correlación entre el número de votos y el de escaños, lo que supondría renunciar a la ley D’Hondt.

Esa es la lectura principal de la encuesta de Metroscopia para HENNEO. Dentro de esa aplastante mayoría, si atendemos a los votantes de cada partido, quienes menos la apoyan son los del PP, entre los que un 10% está en contra de ese cambio. Quienes más lo respaldan son los electores de Vox (94%), algo que parece lógico teniendo en cuenta que son la última formación política en entrar en el arco parlamentario y a la que, en teoría, la norma actual más perjudica.

Pero no es la única modificación que se plantea. Un 82% estarían a favor de acortar los plazos para formar Gobierno. El proceso ahora es largo, y la opción podría ser reducirlo a una o dos semanas, un sistema propio de los países nórdicos. Por ejemplo, en Dinamarca la formación del último Ejecutivo se negoció y acordó en diez días. En este caso, el menor apoyo (aunque sigue siendo muy mayoritario) se ve en los votantes de Unidas Podemos, entre los que hay un 23% en desacuerdo con dicha reforma.

Menos respaldo tiene la opción de una investidura automática. El 62% de los votantes (frente al 37%) aceptarían que el líder de la lista más votada quede investido automáticamente como presidente del Gobierno, de tal manera que los apoyos necesarios tendría que conseguirlos con la legislatura en marcha. Los votantes de Podemos son los únicos que no respaldan de forma mayoritaria este cambio. La mayor aceptación se encuentra entre los electores del PSOE (73%), una postura esperada dado que en las elecciones del 28-A. Pedro Sánchez fue el líder más votado y es ahora el candidato a la investidura.

Tímidos son también los votantes respecto las otras dos reformas posibles. La llamada prima a la lista más votada, propuesta por ejemplo por Pablo Casado, solo encuentra el apoyo de un 55% de los españoles. Esto supondría sumar un número de diputados extra a la lista más votada para evitar el bloqueo, como sucede por ejemplo en Grecia. Los votantes de PSOE, PP y Cs se muestran claramente a favor, mientras que esta posibilidad no gusta ni a los de Podemos ni a los de Vox. Por otra parte, un 54% de los electores apoyaría el llamado castigo a los líderes. Es decir, que si no hay pactos, los cabezas de lista no puedan presentarse a los siguientes comicios. Hay un 40% de votantes que se sitúa en contra de esta opción.

Los socialistas, más optimistas

Esta desazón entre los ciudadanos provoca que la situación política sea valorada como mala por una amplia mayoría de los votantes. En trece meses la valoración ha empeorado diez puntos (de un 76% de pesimistas en junio del año pasado a un 86% ahora), y de hecho solo un 8% la consideran buena en la actualidad. En función de los partidos, vuelva a haber diferencias. Los más optimistas son los electores socialistas, entre los que un 77% la consideran mala, el porcentaje más bajo y un 16% buena. Por contra, los más drásticos respecto a la situación política son los votantes de Vox: la califican de mala un 99% de ellos.

Estas valoraciones plasmadas en el sondeo llegan en un momento de máxima tensión e incógnita política si tenemos en cuenta que hasta este fin de semana no ha habido acercamientos para un pacto de gobierno –concretamente entre el PSOE y Unidas Podemos– y que, mientras el reloj corre, hoy se inicia una semana fundamental: Pedro Sánchez se presenta a la investidura con el ‘no’ seguro de PP y Ciudadanos y sigue en negociaciones con la formación morada.

Dos de cada tres votantes no quieren otras elecciones

Los españoles no quieren volver a votar. Ya lo hicieron el 28 de abril y rechazan una repetición electoral, opción latente toda vez que Pedro Sánchez está aún tratando de recabar los apoyos para ser investido esta semana. El 64% de los votantes indican que, si dependiera de ellos, el líder del PSOE repetiría como presidente del Gobierno, frente a un 33% que optarían por otros comicios, que se celebrarían el próximo 10 de noviembre.

La preferencia por una investidura exitosa es aplastante en el caso de los electores socialistas (86%) y los de Unidas Podemos (81%), precisamente los dos partidos que se encuentran en un tira y afloja por la fórmula y el acuerdo del próximo Ejecutivo. En el caso de Cs, el 54% de sus electores prefieren que el Gobierno eche a andar frente a un 45% que opta por volver a las urnas. Menor apoyo tiene la investidura entre los votantes del PP (33%) y los de Vox (18%).

Precisamente la pelota podría acabar en el tejado de los de Pablo Casado, dado el bloqueo. Justo el mismo porcentaje que prefieren la investidura de Sánchez (64%) creen que el PP debería abstenerse en la votación para que la legislatura eche a andar. Esa posibilidad ha sido descartada en numerosas ocasiones desde Génova. Y la negativa de la formación encuentra el respaldo en los propios votantes de Casado rechazan esta opción: un 69% están en contra de la abstención frente un 29% que se posicionan a favor. Como es lógico, los electores del PSOE (89%) y de Unidas Podemos (71%) sí que apoyan esa abstención. Los de Ciudadanos lo hacen de forma más moderada (52%). 

Etiquetas
Comentarios