Nacional

nacional

La caja 908 de los Villarejo

Jueces, fiscales y abogados libraron una batalla en la Audiencia Nacional tras haberse hallado 827 billetes de 50 euros.

Nota de la apertura de la caja de seguridad donde estaban el dinero, según recoge el sumario.
Nota de la apertura de la caja de seguridad donde estaban el dinero, según recoge el sumario.
R.C.

Un código alfanumérico llamó la atención a los agentes de Asuntos Internos. Procedían al registro de la vivienda de José Manuel Villarejo, en la finca El Montecillo (Boadilla del Monte, Madrid), la mañana del 3 de noviembre de 2017, cuando vieron una anotación: N-770033142-4. Los integrantes del Grupo III le dieron vueltas a esta clave entre la documentación y remitieron un oficio al juzgado.

Los investigadores solicitaron la apertura de una caja de seguridad "propiedad o contratada" por este. Estaba en la sucursal 6028 de Cajasur en Córdoba. Había sospechas de que en su interior hubiera joyas, dinero, documentación, ordenadores, móviles o agendas que pudieran tener un "interés real" para la causa.

El arca estaba a nombre de Jose Manuel Villarejo Gil, hijo del comisario jubilado preso, y de la exmujer de este, Francisca Gil. Ante la sospecha de que el contenido pudiera venir del blanqueo de capitales, los fiscales anticorrupción del caso, Miguel Serrano e Ignacio Stampa, pidieron su apertura al magistrado Diego de Egea, entonces de apoyo en el Juzgado Central de Instrucción seis de la Audiencia Nacional.

El oficio policial llegó el 16 de noviembre y el día 21 el instructor acordaba en un auto intevenir la caja. Para ello mandó un exhorto al juzgado de guardia de Córdoba. Poco antes había conocido el montante incautado en el chalet de Villarejo: 66.355 euros y 3.500 dólares. Mientras que en la casa de Estepona requisaron 109.810 euros. A las 9.55 del 24 de noviembre, se reunieron en el Cajasur de la avenida del Gran Capitán dos agentes de Asuntos Internos llegados desde Madrid, el director de la sucursal, un letrado del juzgado, Francisca Gil, como cotitular de la caja autorizada por su hijo, y la abogada de este.

"Los ahorros de una vida"

Los policías relataron el hallazgo: en su interior, había una bolsa de El Corte Inglés. Contenía dinero en billetes solo de 50 euros. En total 827, que sumaban 41.350 euros. Los agentes lo metieron en un sobre y cumplimentaron el acta.

A partir de ese momento, comenzó la batalla legal. La abogada del hijo remitió un escrito al juzgado. Contaba que la propietaria era Francisca Gil. Afirmó que eran "los ahorros de toda su vida" y que el hecho de que el cotitular fuera su hijo obedecía a una cuestión personal: "Es una persona mayor y le puede pasar algo en cualquier momento".

Por unanimidad, la Justicia acabó por autorizar el desbloqueo del 50% del dinero, 20.675 euros, para devolvérselos a Francisca. Concluyeron que los indicios aportados por los fiscales no permiten desbordar la "presunción absoluta" que tiene el origen de los "ahorros de toda una vida". Un dinero que la matrona de Córdoba decidió guardar en una caja de seguridad.

Etiquetas
Comentarios