Nacional

Vox tumba el Gobierno del PP en Madrid por la "repugnancia" con que le trata Cs 

Casado se reúne sin éxito con Abascal para desbloquear la situación, mientras que Rivera descarta verse con el líder de la formación ultra.

La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio.
La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio.
Efe

La Comunidad de Madrid seguirá el camino de la Región de Murcia y se quedará sin la investidura de un presidente del PP al frente de una coalición con Ciudadanos porque Vox no le prestará sus diputados a cambio de nada. 

La formación de extrema derecha ratificó que no votará a favor de la popular Isabel Díaz Ayuso, una posición que justifica por la negativa de Ciudadanos a sentarse a negociar un programa marco para la próxima legislatura. Al no contar ningún aspirante con los apoyos necesarios, este miércoles se celebrará un pleno de investidura sin candidatos, una figura que contempla el reglamento de la cámara regional y que pone el reloj en marcha para una nueva convocatoria electoral en el plazo de dos meses. 

De nada sirvió que Casado atendiese este martes la llamada de Santiago Abascal para mantener una reunión en la que buscar una salida al bloqueo en Madrid y Murcia. Fue una cita a la que no acudió Albert Rivera, también convocado por Abascal. El presidente de los liberales no tiene la menor intención de salir en la foto junto al líder de Vox, una imagen que podrían no entender su aliados en el Parlamento europeo, especialmente el francés Emmanuel Macron, ni tampoco parte de su electorado más centrista. Por eso, Rivera ha delegado en sus representantes territoriales unas conversaciones que incluyen sentarse en la misma mesa, pero que circunscribe a explicar a los de Abascal los pactos firmados con el PP, sin modificar una sola coma.

La reunión entre Casado y Abascal, a la que no se convocó a los medios de comunicación, se prolongó por espacio de hora y media. Primó el secretismo y ambas formaciones se limitaron a señalar que "siguen avanzado las negociaciones". No obstante, parecen todavía muy lejos de estar concluidas. Mientras que los presidentes de las dos formaciones se veían las caras en el Congreso, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, confirmaba que no apoyará la investidura de la candidata del PP a la presidencia de esta Comunidad, Isabel Díaz Ayuso. Lo justificó en la "repugnancia" con la que los liberales tratan a su formación.

Un equilibrio imposible

El único escollo para cerrar los gobiernos de centro derecha en las dos comunidades es el rechazo de Ciudadanos a firmar pactos con la formación de extrema derecha, un veto que está obligando al PP a mantener un, por ahora, imposible ejercicio de equilibrio para contentar a sus socios de uno y otro lado. 

Populares y liberales firmaron el lunes un acuerdo en Madrid con 155 medidas programáticas, algunas de las cuales, destacó Díaz Ayuso, incluyen reivindicaciones que le ha planteado Vox. De ser así, Ciudadanos pasaría de soslayo ante estas posibles imposiciones de Vox, que en cualquier caso se mantiene de momento en el no. 

Monasterio zanjó este martes que ese pacto "ha nacido muerto" porque no será respaldado por sus doce diputados autonómicos. Como alternativa ofreció un Gobierno en solitario del PP, que Vox apoyaría, y del que Ciudadanos se quedaría fuera. 

Pese a las profundas diferencias, Díaz Ayuso instó a Ciudadanos y Vox a aparcar sus diferencias. "Si esto depende de una foto, por Dios, pues vamos a hacernos una y catorce... qué más da", señaló en la cadena Cope. 

Ciudadanos convocó a última hora de la tarde a las otras dos fuerzas conservadoras para buscar una solución 'in extremis', pero Vox se mantuvo firme en su posición. El líder liberal en la región, Ignacio Aguado, dio por hecho una repetición de las elecciones ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo con Vox.

Etiquetas
Comentarios