Despliega el menú
Nacional

Dos muertos y un hospitalizado grave desde que empezó la ola de calor

Las autoridades sanitarias han pedido a los ciudadanos extremar las medidas de precaución ante las altas temperaturas.

ARAGON. CALOR EN ZARAGOZA / 27-06-2019 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
Un termómetro refleja el calor en Zaragoza.
José Miguel Marco/Francisco Jiménez/ Guillermo Mestre

Un menor de 17 años en Córdoba y un hombre de 93 años en Valladolid han muerto a consecuencia de la ola de calor, mientras que un trabajador del campo de 45 años continúa ingresado en la UCI de un hospital de Murcia, en estado grave, con síntomas provocados por las altas temperaturas.

En la madrugada de este viernes ha muerto el joven de 17 años que se encontraba en coma tras meterse en una piscina para mitigar los efectos del calor cuando estaba trabajando en el campo, según la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

El menor, de la localidad cordobesa de Castro del Río, estaba segando cuando empezó a sentir mareos por las altas temperaturas, por lo que se metió en la piscina de la finca para refrescarse y al salir del agua comenzó a convulsionar.

En la tarde del jueves, el joven fue ingresado en el hospital Reina Sofía, donde ha fallecido a la 1.25 de este viernes después de ser sometido a una operación de recuperación cardíaca (RPC)

Unas horas antes, un anciano de 93 años falleció en la céntrica calle Santiago de Valladolid de muerte natural "por un golpe de calor", según fuentes de la Policía municipal.

El hombre caminaba por la calle sobre las seis menos cuarto de la tarde cuando se desplomó. El médico forense certificó que sufrió una "muerte natural por golpe de calor".

Por otro lado, un trabajador del campo de 45 años continúa ingresado en estado grave, en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital de Murcia, afectado por síntomas de un posible golpe de calor, según fuentes sanitarias.

El hombre se empezó a encontrar mal en la finca El Soto, de Calasparra, sobre las 14.00, cuando tuvo que ser trasladado al centro de salud local, desde el que, ante la gravedad de su estado, fue remitido al hospital.

También un auxiliar forestal que intervenía en el dispositivo para intentar controlar el incendio de la Ribera d'Ebre, que ya ha afectado a más de 6.500 hectáreas, tuvo que ser trasladado al hospital tras sufrir un golpe de calor.

El hombre, contratado para reforzar la campaña de verano, fue atendido en el Hospital de Móra d'Ebre (Tarragona) y dado de alta tras mejorar su estado, aunque este viernes tendrá que someterse a una nueva revisión.

Las autoridades sanitarias han pedido a los ciudadanos extremar las medidas de precaución ante las altas temperaturas, en una jornada en la que la ola de calor se recrudecerá con temperaturas máximas que alcanzarán hasta 42 grados en algunas zonas.

En Cataluña, el teléfono 061 ha atendido 123 llamadas relacionadas con la ola de calor, de las que un 72% han requerido la movilización de un médico a domicilio o una ambulancia, mientras que el resto han sido atendidas telefónicamente, con consejos de salud y recomendaciones sanitarias.

En el País Vasco, se han registrado desde el pasado miércoles 46 llamadas por mareos por largas estancias en la playa y exposición excesiva al sol, así como por trabajar en entornos calurosos o practicar deporte, mientras que 15 personas han sido trasladados a centros de salud.

También en Navarra ha habido cuatro atenciones de urgencias en estos días de altas temperaturas por patologías asociadas al calor aunque no ha sido necesario ningún ingreso hospitalario.

Para hacer frente a esta ola de calor en ciudades como Barcelona el Ayuntamiento ha puesto medidas excepcionales como el reparto de botellas de agua de forma gratuita o en localidades como Gandía (Valencia) la entrada a las piscinas municipales es gratuita desde este viernes y hasta el domingo.

Con el objetivo de paliar los efectos del calor a los más vulnerables, la Consejería de Igualdad de la Generalitat Valenciana, por ejemplo, ha activado el plan de medidas contra el calor en los centros de personas dependientes para evitar la deshidratación de los usuarios de los mismos.

Por su parte, CC. OO. en Castilla y León ha hecho un llamamiento a las empresas de la comunidad para que apliquen "todas las medidas necesarias" con acciones que van desde descansos, rotaciones o acceso a agua hasta la paralización de la actividad en algún caso.

Etiquetas
Comentarios