Despliega el menú
Nacional

infracciones de tráfico

La DGT quiere quitar seis puntos por manejar el WhatsApp o el navegador al volante

Durante verano que comienza se estrenan 20 nuevos radares fijos y serán realizadas 900.000 pruebas de alcohemia.

El móvil, un peligro al volante
El móvil, un peligro al volante

Mandar o leer un mensaje de WhatsApp, hablar por teléfono con el móvil en la mano, manipular el navegador o la pantalla multimedia del automóvil, abrir un bote de refresco o, simplemente, encenderse un cigarrillo están considerados como una distracción al volante. Hasta ahora esta infracción contemplaba una multa y la retirada de tres puntos. Sin embargo, la Dirección General de Tráfico tiene preparado un anteproyecto de reforma de ley de Segurida Vial que eleva a seis los puntos que serán restados del carnet del infractor, según ha anunciado este jueves el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska.

Y es que, las distracciones son ya la primera causa de accidente en España, por encima de los excesos de velocidad y del consumo de alcohol y las drogas. Grande-Markaka ha reclamado que cuando se viaje en un vehículo "si veis a algún conductor que va utilizando el móvil mientras va conduciendo, no se lo permitáis".

El titular de Interior ha explicado que la DGT pondrá todos los medios para sorprender a todos aquellos que usen el móvil al volante. En esa labor colaborarán los doce helicópteros con su sistema Pegasus, que además de la velocidad obtienen imágenes, los once drones que están operativos y las 216 cámaras de alta definición, que sacan instantáneas del conductor para controlar tanto si llevan el cinturón como si están dedicados al teléfono, al navegador u a otro asunto que reste la atención de la carretera. Solo el pasado verano 29 de los fallecidos en accidente no llevaban puesto el cinturón. "Hay personas que todavía no les entra en la cabeza lo de ponerse el cinturón de seguridad", ha destacado el ministro.

Vehículos camuflados

Además, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil cuenta con vehículos camuflados -incluidas furgonetas y un camión- que están especialmente dedicados a descubrir a los conductores 'distraídos' o que tengan conductas peligrosas al volante.

Otra de las novedades para la campaña de verano es el estreno de 20 radares fijos. Estos forman parte de los 78 que entrarán en servicio este año. De los 58 restantes, 15 son de tramo, e irán entrando en servicio conforme se tengan las certificaciones del control metrológico.

Para incrementar la vigilancia, la Agrupación de Tráfico contará este verano con 300 agentes más, con los que la plantilla de la Guardia Civil adscrita a la DGT es ya de 9.100 efectivos. Estos agentes tiene previsto realizar durante los próximos dos meses unas 900.000 pruebas de alcoholemia y, en su caso, de drogas.

Etiquetas
Comentarios