Nacional

Opinión

No es no

Por
  • Pablo Guerrero Vázquez
Los votantes premian en las urnas la intransigencia.
Los votantes premian en las urnas la intransigencia.
Heraldo de Aragón

Este insulso aforismo condiciona la política española desde hace más de tres años. Sánchez lo acuñó tras las elecciones de 2015 y aún sigue de moda, aunque ahora sea otro partido, Cs, el que lo ha revitalizado.

Hasta octubre de 2016, cuando dimite Sánchez, el PSOE consideraba que la repetición de elecciones -¡incluso de unas terceras!- era preferible a facilitar la investidura de Rajoy. Hoy Cs cree que un Gobierno del PSOE, apoyado directa o indirectamente por el independentismo, es más beneficioso a que sean ellos mismos los socios de gobierno de los socialistas. Para Maquiavelo, la sabiduría en política consistía en saber elegir el mal menor. Y para Cs, como organización, el mal menor pasa por ver cómo el PSOE se socarra en manos de un partido, ERC, que no cree en un proyecto político compartido.

Nadie duda de que, más allá de intereses partidistas, esta opción no es la mejor desde un punto de vista colectivo. Igual que no lo era la celebración de unas terceras elecciones en 2016. Pero los votantes, aunque lo neguemos, y contra toda lógica, premiamos en las urnas la intransigencia. Por esta razón Sánchez y Rivera han sacado un gran resultado en las últimas elecciones. Y por ello, también, evitan acordar un programa de gobierno que compagine medidas igualitaristas y liberales en función del peso parlamentario de cada formación.

Elegir el mal menor con generosidad exige una valentía que hoy brilla por su ausencia, salvo honrosas excepciones como la del señor Valls en Barcelona.

Pablo Guerrero Vázquez es investigador de la Fundación Manuel Giménez Abad.

Etiquetas