Despliega el menú
Nacional

Sánchez sitúa a Podemos en "la administración", pero no entre los ministros

La investidura de Pedro Sánchez sigue sin fecha y escasa de apoyos, lo que no implica que la repetición electoral sea todavía un escenario realista.

El presidente en funciones, Pedro Sánchez.
El presidente en funciones, Pedro Sánchez.
Efe

La negociación entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sobre el llamado "Gobierno de cooperación" ha contado este viernes con un nuevo episodio que el tiempo dirá si culmina en entendimiento o en ruptura, ya que el presidente en funciones y líder del PSOE ha situado al partido "morado" en la administración, pero no dentro del Consejo de Ministros.

Este tiempo de búsqueda de apoyos para la investidura muestra dos interrogantes: la fecha de la sesión en el Congreso y el nivel de respaldo de Sánchez.

Sobre lo primero no hay concreción -el secretario general de los socialistas ha comentado este viernes que en Bruselas no desvelaría su calendario- ni tampoco sobre lo segundo, ya que, a excepción del Partido Regionalista de Cantabria, ningún otro partido ha dado el "sí".

El objetivo primordial del PSOE para aumentar el grado de apoyo en la investidura es Unidas Podemos, pero les separan el encaje en la administración, pues si Iglesias quiere ministerios, Sánchez prefiere otros cargos.

Para que prevalezca la coincidencia antes que la diferencia, el presidente en funciones, tras la Cumbre europea, ha considerado a Podemos su "socio preferente" tanto para tejer acuerdos en el Parlamento o para unificar un programa de "política y políticas", como para el diseño institucional del llamado "Gobierno de cooperación".

Sánchez ha asegurado al respecto que "lógicamente Unidas Podemos tiene todo el derecho de verse representado en el ámbito de la administración pública".

Pero ese ámbito difumina las pretensiones de Iglesias, ya el de la administración pública es más amplio que el del Gobierno y mucho más que el del Consejo de Ministros, al que sólo asisten el presidente y los titulares de los ministerios y en donde las deliberaciones son secretas.

La Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado delimita la alta jerarquía en los propios ministros y en los secretarios de Estado, los denominados "órganos superiores", en tanto que agrupa en los "órganos directivos" a los subsecretarios y secretarios generales de los departamentos ministeriales, a los secretarios generales técnicos, a los directores generales y a los subdirectores generales.

Añade más adelante esta norma que "todos los demás órganos" dependen de alguno de los rangos mencionados, como por ejemplo las empresas públicas.

Un ministro, por tanto, es "órgano superior" de la administración del Estado, pero Sánchez ha evitado concretar si en esta esfera aceptaría incluir a representantes de Unidas Podemos o a personalidades vinculadas a dicha formación.

El líder del PSOE se reunió con Iglesias el pasado lunes y trascendió que no hubo avances, aunque sí una propuesta sin detalles que Sánchez ha calificado este viernes como "razonable, sensata y ambiciosa". Unidas Podemos tiene que responder.

El acercamiento entre las dos partes se supone lejano porque este jueves Iglesias, por medio de Twitter, recalcó que la composición de determinados gobiernos autonómicos, como el de Baleares, Comunitat Valenciana o La Rioja, donde hay representantes de su partido, son una muestra de cómo con "respeto, cooperación y coherencia" se sacan adelante las investiduras.

Además, de la reunión de Iglesias con organizaciones ecologistas celebrada este viernes, ha salido la propuesta de creación de una Vicepresidencia de Sostenibilidad. En el partido "morado" no se la han arrogado, simplemente han pedido que se forme.

Mientras prosiguen los contactos entre PSOE y Unidas Podemos, el Gobierno reiterará las peticiones a PP y a Cs para que eviten el bloqueo y se decanten al menos por la abstención. La portavoz, Isabel Celaá, y el propio Sánchez así lo han dicho de nuevo.

Pero en el PP la consigna es otra, tal y como ha señalado su líder, Pablo Casado, en Pamplona, en donde ha formulado una exigencia ya hecha días atrás: que los socialistas navarros no permitan que la gobernabilidad de la comunidad foral esté en manos de los "herederos" de ETA. A su juicio, Sánchez aún "está a tiempo" de evitarlo.

Lo que suceda en Navarra puede ser determinante en la investidura del secretario general del PSOE, descartada ya cualquier opción con Coalición Canaria (más tras quedar excluido del Ejecutivo insular) y aún el aire una posible abstención de ERC.

Si en Navarra termina gobernando el PSN gracias a la abstención de Bildu, el papel clave de UPN quedaría fuera del tablero; pero si termina gobernando Navarra Suma porque los socialistas lo facilitan, peligraría considerablemente el hipotético respaldo del PNV.

La investidura de Sánchez, por tanto, sigue sin fecha y escasa de apoyos, lo que no implica que la repetición electoral sea todavía un escenario realista.

Con todo, el alcalde Vigo e histórico dirigente socialista, Abel Caballero, ha sido tajante: "O Sánchez o elecciones de nuevo, no hay término medio".

Etiquetas
Comentarios