Nacional

Padres y alumnos de colegios se concentran con mascarillas para exigir la continuidad de Madrid Central

Piden que esta medida no tenga color político, ya que dicen, "está evitando que los niños de los colegios del distrito Centro se traguen todos los humos del alto nivel de contaminación".

Cartel que informa de Madrid Central.
Cartel que informa de Madrid Central.
Efe

Padres de alumnos de colegios públicos pertenecientes al distrito Centro y zonas limítrofes como Arganzuela se han concentrado este miércoles por la mañana con mascarillas para exigir la continuidad de Madrid Central y el control de la contaminación en toda la ciudad.

Así, la concentración ha tenido lugar frente al Colegio Santa María, donde han pedido que no se acabe con esta medida porque "está funcionando" y está evitando que los niños de los colegios del distrito Centro "se traguen todos los humos del alto nivel de contaminación", tal y como han afirmado las madres y padres allí reunidos.

En este sentido, han destacado que acabar con Madrid Central es "un retroceso claro", que apuestan por "un Madrid limpio", y que terminar con esta medida es algo "poco acertado", dado que pese a tener "sus defectos, está funcionando". "Hay mediciones que dicen que hay una mejoría de la calidad del aire, además de un menor tráfico, un ambiente más tranquilo y menos contaminación acústica", han señalado.

Asimismo, el presidente de la Federación de Padres de Alumnos (FAPA) Giner de los Ríos, Camilo Jené, ha afirmado que sus reivindicaciones van dirigidas a conseguir una ciudad "amable y saludable para nuestros hijos e hijas" y no acabar con una medida que ha conseguido que los índices de contaminación hayan bajado. "Revertir esta situación sería perjudicial para ellos y para la ciudad en general", ha explicado.

En cuanto a su posible eliminación, Jené ha señalado que "duda" de que finalmente se lleve a cabo, porque aunque se haya producido una moratoria en las multas a los ciudadanos, "a Madrid si le llegará la multa de Europa". "No sé que tinglado de disimulo harán, pero yo creo que es complicado que esto dé marcha atrás", ha apostillado.

Por su parte, el secretario de UGT Madrid, Luis Miguel López Reillo, ha señalado que lo primero es obedecer las directivas europeas que "están exigiendo" que las ciudades sean "más limpias y con menos humos". Así, ha asegurado a "los políticos de turno" no les importa la posible multa que pueda poner la Unión Europea porque al final "la pagará la ciudad de Madrid".

"Madrid Central se aprobó en un Pleno hace seis meses y se ha demostrado con mediciones totalmente fiables de Ecologistas en Acción que ha bajado mas de un 40 por ciento el dióxido de nitrógeno", ha señalado.

La salud no tiene "color político"

Además, y en cuanto al efecto que puede producir en los niños, López Reillo, ha señalado que todavía tienen los órganos en crecimiento y que son a los que más les afectan estas emisiones en bronquios y pulmones. En este sentido, ha afirmado que es una medida que repercute "favorablemente" en la ciudad y que no ha aumentado la contaminación en otros distritos periféricos.

"Queremos que no haya color político para esto, la salud publica no tiene color, y si cometen delitos de prevaricación, que la justicia actúe contra los políticos que lo estén haciendo", ha mantenido, a lo que ha añadido que den la posibilidad a los ciudadanos de respirar mejor, sin tanto ruido, y principalmente por todos los niños y niñas.

Por otro lado, la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvín, ha señalado que apoyan la iniciativa de la comunidad educativa para que el nuevo alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, no acabe con Madrid Central. "Apoyamos esta medida porque defendemos la salud pública del alumnado y profesorado", ha apuntado, a lo que ha añadido que gracias esta medida los alumnos pueden ir caminando a sus colegios del distrito Centro.

Así, ha destacado que esta medida tiene que "quedar fuera" del juego político y de las pretensiones y radicalismos del nuevo alcalde", así como que se trata de una cuestión de salud que afecta a todos los ciudadanos madrileños.

Por último, el vocal de la delegación de la FAPA en Arganzuela, Manuel Díaz, ha señalado que Madrid Central ha demostrado en poco tiempo su eficacia en "los niveles de calidad del aire, la seguridad vial y la habitabilidad de la ciudad".

Asimismo, ha apuntado que piden a los poderes públicos que tengan en cuenta la opinión de las familias y que se amplíen las zonas de restricción al tráfico, no solo en el distrito Centro, para vivir en un entorno "amigable y saludable".

Etiquetas
Comentarios