Despliega el menú
Nacional

Rivera quema sus naves

ACTUALIZADA 18/06/2019 A LAS 02:00
FILE PHOTO: Ciudadanos leader Albert Rivera sits at the start of an executive meeting at their headquarters the day after general elections, in Madrid, Spain, April 29, 2019. REUTERS/Susana Vera/File Photo [[[REUTERS VOCENTO]]] EU-POLITICS/MACRON-SPAIN
Albert Rivera, líder de Ciudadanos.
Susana Vera / Reuters

Cual remedo del intrépido Hernán Cortés, Albert Rivera quema sus naves. Rompe amarras con todo lo que le unía al liberalismo primigenio que alumbró a Ciudadanos: gobierna o co-gobierna en varias plazas con apoyo de Vox; desaíra al principal liberal en la UE, el presidente Macron; e incluso desdeña las críticas de los fundadores del partido como el catedrático Francesc de Carreras ("Se te acusará, con razón, que por tu culpa arrojas al PSOE a pactar con Podemos y con los nacionalistas, precisamente aquello que Cs debía impedir"). El líder naranja les responde a todos con un ‘ya no hay marcha atrás’ a través de un llamativo gesto: pone fin a su alianza con Manuel Valls.

Hernán Cortés inutilizó (no los quemó en realidad) sus barcos durante la conquista de México para dejar claro a sus hombres que la retirada era imposible. Sus únicas alternativas eran vencer o morir. Rivera ha proclamado a los cuatro vientos que un pacto con Pedro Sánchez es imposible. Él no piensa ceder porque sigue aspirando a ser el líder de la derecha.

En ambos casos, el gesto es un desafío en toda regla ante una coyuntura decisiva. Su utilidad radica precisamente en que todos reciban el mensaje de que no dará un paso atrás. Hernán Cortes hizo una señal tan teatral como irreversible para convencer a sus tropas de que la única opción que tenían de sobrevivir era vencer a los aztecas. ¿Y qué pretende el líder de Ciudadanos?

No está del todo claro si de verdad quema sus naves o si prefiere hacer mucho humo para que el miedo a las llamas justifique un cambio radical en el último minuto. En todo caso, como Hernán Cortés, da la sensación de que actúa ya a la desesperada.

Etiquetas