Nacional

Un traductor digital para recién nacidos

La inteligencia artificial sale al rescate de padres inexpertos y angustiados que no saben reconocer por qué llora su bebé.

Los gemelos tendrán que hacerse cargo de la pensión de la niña.
Unos algoritmos son capaces de procesar ese alarmante ruido que sale de la garganta de los recién nacidos.
HA

Preste mucha atención cuando el bebé llora. Si le sale un "neh" está hambriento, si es "owh" tiene sueño, y si es "heh" es que está incómodo, ya sea por frío o picor. ¿Le parece que todo el balbuceo que despide el llanto es igual? Afine el oído. Si escucha un "eair" tiene dolor por gases y con un "eh" dice que quiere eructar. Hay explicaciones fisiológicas para estos coros. Cuando tiene ganas de comer, empieza el reflejo de succión y su lengua empuja el paladar, lo que produce un sonido específico; y si llora por molestias estomacales alza las rodillas, lo que también genera otro acorde. ¿Que no es capaz de distinguir entre "neh" y "eh"? No se preocupe. Ahora unos algoritmos son capaces de procesar ese alarmante ruido que sale de la garganta de los recién nacidos y aclararle a los padres por qué llora el niño.

Una investigación realizada por un consorcio de investigadores norteamericanos detectó 48 clamores distintos de 26 bebés, entre tres y seis meses, que participaron en el desarrollo de una herramienta de inteligencia artificial para "traducir" sus gritos en mensajes inteligibles. Este método para diferenciar entre el llanto 'normal' y el 'angustiado' se basó en el desarrollo de un algoritmo para el reconocimiento de este lenguaje previo al aprendizaje de idiomas.

La cuestión, sin embargo, tiene su dificultad incluso para los sensores informáticos. Cada bebé tiene su propio registro, según diferentes variables, como edad, sexo, temperatura, presión arterial, horario de sueño y de alimentación, entre otros. Hasta ahora las herramientas automáticas para detectar los motivos del llanto sólo funcionaban en ambientes estables, como un laboratorio o una habitación insonorizada, con una gama de registros limitados al hambre, el pañal húmedo o la necesidad de atención, explica el artículo 'Análisis y reconocimiento del llanto infantil. Una aproximación experimental'. El nuevo desafío consistió en la identificación de "patrones ocultos" de forma automática, sin que el ruido ambiental, como puede ser una televisión encendida o el bullicio de un restaurante, interfiriera en la captación e interpretación del llanto.

Los científicos utilizaron una tecnología que separó las emisiones detectadas, las procesó con 'big data' y las reconstruyó. Al "comprender" el motivo, estableció cuán urgente era atender al recién nacido. "Como en cualquier lenguaje especial, en los gritos de los bebés hay mucha información relacionada con la salud, que se puede encontrar al diferenciar los sonidos. Para reconocer y aprovechar esa información se deben extraer las señales y analizarlas", explica Lichuan Liu, autor principal del artículo publicado por la Asociación China de Robótica (Chinese Association of Automation) e investigador del Laboratorio Digital de Procesamiento de Señales de Estados Unidos, desde donde dirigió el estudio.

"Un llanto anormal puede estar asociado con una enfermedad grave o crónica", como infecciones, neumonía, sepsis, laringitis, hipotiroidismo, enumeran los científicos. "Proponemos un nuevo algoritmo de reconocimiento del lenguaje del llanto -previo procesamiento digital de voz y estudio de su espectro- que puede distinguir sus significados y clasificarlos en normales y anormales en un entorno ruidoso". Entre sus ventajas está reducir el estrés de los padres, prevenir el maltrato infantil y proporcionar un diagnóstico no invasivo, dice Liu. Los bebés de la generación digital ya nacen hablando.

Etiquetas
Comentarios