Despliega el menú
Nacional

Córdoba

Un condenado hace una década por matar a su mujer asesina a su pareja antes de suicidarse e incendiar su casa en Córdoba

El fallecido estaba en libertad condicional tras ser condenado por matar a su esposa. Ambos cadáveres tenían heridas de arma blanca y el caso se investiga como posible violencia de género.

Momento del levantamiento de los cadáveres
Momento del levantamiento de los cadáveres
Efe

La violencia machista es la principal hipótesis que maneja la Policía Nacional como motivo del asesinato de una mujer cuyo cuerpo fue localizado este viernes en el interior de una vivienda incendiada en Córdoba. La Subdelegación del Gobierno confirmó que el agresor, un hombre de 45 años y nacionalidad española que se suicidó tras matar su pareja, estaba en libertad condicional tras haber sido condenado también por la muerte de una pareja anterior en Málaga hace una década.

Fueron los vecinos quienes alertaron a los bomberos, en torno a las 11.00, tras detectar que salía humo del interior de una vivienda en la primera planta de un edificio de la calle Espejo Blancas, en la barriada de Valdeolleros, según confirmaron desde el servicio coordinado de emergencias 112. Tras acceder al interior del domicilio, localizaron dos cuerpos aún con vida y con signos de violencia. Fuentes policiales apuntan a que ambos cuerpos presentaban heridas de arma blanca. Rápidamente se avisó a los servicios de urgencias, pero, pese a los intentos de reanimación, los facultativos sanitarios no pudieron hacer nada por salvarles la vida.

Los bomberos avisaron a los equipos de científica y judicial de la Policía Nacional, que se hicieron cargo de la investigación. El incendio se localizaba en una de las habitaciones, mientras que el resto de la casa estaba ya afectada por el humo, por lo que las pesquisas policiales tratan de determinar ahora si el hombre intentó quemar la vivienda para ocultar el asesinato de su pareja. En este sentido, los vecinos y familiares se concentraron en las inmediaciones tras conocer el fallecimiento de Ana, una mujer de origen brasileño y unos 50 años que llevaba apenas un año en nuestro país ganándose la vida como asistenta doméstica. Hacía escasos meses que se había instalado en el barrio y tenía una hija de 16 años fruto de una relación anterior, que en el momento de los hechos se encontraba en el colegio.

Los vecinos de la fallecida apuntaron desde el primero momento a la autoría del hombre, identificado como S.R., subrayando que contaba con antecedentes penales. La Subdelegación del Gobierno confirmó este extremo y detalló que el agresor se encontraba en la actualidad cumpliendo el tercer grado tras haber sido condenado por el asesinato de su anterior compañera sentimental en 2002, a la que estranguló con el cable de una plancha. Asimismo, señalaron que la mujer asesinada, la número 1.001 desde que se empezaron a contabilizar estos casos, no había presentado denuncias previas por malos tratos ni solicitado asistencia.

Etiquetas
Comentarios