Nacional

Pactos Postelectorales

Sánchez e Iglesias acuñan un "gobierno de cooperación" para forjar un acuerdo

Pedro Sánchez ha iniciado con el líder Unidas Podemos su ronda de contactos para recabar apoyos para la investidura.

Pedro Sánchez se reúne con Pablo Iglesias en su ronda para recabar apoyos para la investidura
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en su encuentro de este martes
Efe

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se han marcado este martes la meta de pactar "un gobierno de cooperación", un término recién acuñado y cuyo significado no han aclarado, lo que les ha permitido confluir al menos en un punto de partida para el acuerdo.

Pedro Sánchez ha comenzado a buscar los apoyos necesarios para la investidura en una reunión con Pablo Iglesias de poco más de una hora en la que ambos han constatado su voluntad de comenzar reuniones discretas para construir un gobierno progresista que represente las "distintas sensibilidades".

El socialista ha llamado primero esta vez a su socio prioritario, para reunirse por la tarde en el Congreso con los presidentes de Ciudadanos y del PP, Albert Rivera y Pablo Casado, respectivamente, a quienes les ha pedido que se abstengan en la investidura, aunque, como se preveía, éstos le han dejado claro que no le brindarán su apoyo.

En el PSOE estaban hoy satisfechos porque Iglesias ha aceptado el término de "gobierno de cooperación", aunque él ha insistido en que en su opinión el nombre "es lo de menos" y que su pretensión es que la representación de Podemos en el Ejecutivo sea "proporcional" a sus 42 escaños, según ha explicado en la rueda de prensa posterior a la reunión con Sánchez.

"Gobierno conjunto, de cooperación, de coalición... Es lo de menos. Lo importante son los contenidos, construir un gobierno plural para afrontar los grandes retos de este país", ha manifestado Pablo Iglesias tras reunirse con el presidente en funciones.

Sobre un supuesto rechazo a ministros de Podemos, él incluido: "No concibo que el PSOE ponga encima de la mesa ningún veto porque nosotros jamás lo haríamos"

El líder de Podemos no concibe que el PSOE vete nombres de Podemos y, preguntado sobre si está dispuesto a integrar a independientes en un gobierno en lugar de cargos del partido, ha zanjado que solo hay dos posibilidades: un acuerdo con Podemos o que Pedro Sánchez negocie con Pablo Casado o Albert Rivera.

Fuentes del partido han aclarado después que tras la reunión de hoy no ha cambiado ninguna de las expectativas que tiene Podemos de estar representado en el gobierno del PSOE y que, a la espera de que Pedro Sánchez defina su fórmula, ellos siguen pensando en ministerios.

Lastra: "Plural, abierto, integrador,...y con personalidades referentes de sus distintos ámbitos"

Del otro lado, la portavoz parlamentaria socialista, Adriana Lastra, ha recordado que el PSOE y Unidas Podemos no suman mayoría, por lo que necesitan el apoyo de otros grupos para la investidura, cuando le han preguntado si los socialistas aceptarían la entrada de ministros de Podemos. "No se ha hablado de nombres", ha dicho en rueda de prensa Adriana Lastra.

Si Pedro Sánchez sumase a los 123 escaños del PSOE los 42 diputados de Podemos, le faltarían aún recabar los apoyos de otros grupos y todas las miradas apuntan a Compromís, PNV y PRC.

Y aunque en el encuentro no se haya abordado la cuestión de los nombres, en el PSOE no quieren que Iglesias u otros miembros destacados de la formación morada estén en el Gobierno. El presidente, no obstante, no se niega a dar entrada a personas independientes, según han concretado al término de la reunión fuentes del PSOE.

Lastra ha mostrado satisfacción por la disposición de ambas partes para llegar a un acuerdo que lleve a un gobierno que sería "plural, abierto, integrador, incluyente y representativo de las distintas sensibilidades".

Al ser preguntada de nuevo sobre si llegaría a haber coalición, la dirigente socialista ha apostado por ser "novedosos e innovadores" y por "empezar a explorar" la posibilidad de un Gobierno "abierto" con "fórmulas diferentes a las conocidas hasta ahora".

La reunión en el Congreso es la primera que mantienen Pablo Iglesias y Pedro Sánchez después de que el pasado 7 de mayo ambos mostrasen en la Moncloa su voluntad de llegar a un acuerdo estable para la legislatura, en el que ahora comenzarán a trabajar con equipos negociadores.

Porque por el momento no parece que Pedro Sánchez vaya a encontrar aliados en los partidos de la derecha: Albert Rivera ha dicho que lo lógico es que Pablo Iglesias llegue a acuerdos con sus "socios habituales", los "populistas y nacionalistas", y le ha trasladado al presidente en funciones lo que "ya sabe toda España": que votará en contra de su investidura.

El popular Pablo Casado ha considerado lógico que el acuerdo sea cuanto antes para que comience la acción legislativa y ha pedido al presidente en funciones que busque los apoyos que le faltan en los partidos regionalistas en lugar de mirar a los independentistas.

Lastra ha respondido que los socialistas no quieren pactar con el separatismo catalán, pero, ha dicho, no solo se trata de voluntad política sino de aritmética, porque si los tres diputados que están en prisión preventiva renuncian a sus escaños sin ser relevados, la aritmética no sería posible.

En cualquier caso, Pablo Casado se ha mostrado convencido de que "la pelota está ahora en los partidos de la izquierda", pero que Pedro Sánchez será investido "si no sale en la primera vuelta... en la segunda". 

Etiquetas
Comentarios